Graban a un hambriento perro callejero robando comida ante el impacto de la dueña de la tienda

Hay perros que son más glotones que otros y esto puede convertirse en un problema para su salud, si roban comida de la mesa, de la basura o incluso de la calle. No solo porque podría contribuir a que sufran de sobrepeso, sino porque pueden comer algo que les haga daño, que sea peligroso o venenoso para ellos.

En un video que está circulando a través de las redes sociales, y que fue captado en La Verde, Chaco, Argentina, se observa a un perrito protagonizando un asalto adorable. Sin embargo, pareciera que la encargada estuviese muy clara con el canino y le permitiera hurtarse todo lo que quiera. De hecho, le dejó a su alcance la comida para perros.

“En realidad se preocupa por la salud alimenticia del peludo, no se deja robar adrede”, se lee en un comentario de Mariel Galarza, quien subió el video.

En las imágenes compartidas por Mariel Galarza, se observa claramente cómo este cuadrúpedo entra sigilosamente al lugar de abarrotes, con la clara intención de cometer una fechoría y llevarse algún buen botín para disfrutarlo más tarde. Ya sabía que en la parte baja de los estantes se encuentra la suculenta comida envuelta en bolsas.

Una vez llegó al sitio comenzó a olfatearlas, hambriento. Quizás, un poco dudoso, al principio. Parecía un golpe demasiado sencillo, así que se mantenía alerta ante cualquier posible trampa. Una vez tomó su trofeo, salió disparado con lo robado en su hocico.

Su plan fue tan exitoso, que incluso se ha convertido en toda una celebridad entre los usuarios de las redes sociales, quienes se han sorprendido con la agilidad, el buen tino y discreción de este singular y tierno animalito. Viendo el video, hasta dan ganas de que alguien tan adorable nos robe también.

“Sin duda que, si alguna vez alguien tiene sufrir un hurto, que sea un perrito adorable como el protagonista de este video el perpetrador del robo”, comentó un internauta.

Pero además, también Mariel Galarza quien estaba encargada de la tienda y se lo permitió, se llenó de elogios. Muchos agradecen su buena acción con este bandido perruno, ya que, lejos de agredir o echarlo a la calle, más bien pareció comprender el hambre del animal y dejó todo preparado para cuando este hiciera su espectacular aparición.

Lo cierto del caso es que un perro puede llegar a robar comida cuando sus cuidadores, por indolencia o descuido, optan por no respetar los horarios regulares para alimentarlo. Por eso mismo, si ve que hay algo que masticar a su alcance es más probable que lo robe por la incertidumbre de no saber cuándo comerá oficialmente.

Por otro lado, algunos ejemplares son excesivamente impulsivos. De esos que se abalanzan sin control hacia cualquier cosa que les atraiga y que muerden, ladran o huyen de los estímulos que les disgustan.

Ahora bien, si están en las calles, además de alimentarlos, la mejor manera de contribuir y de ayudarles es siendo responsable, esterilizándolos para evitar cachorros sin hogar y supervisándolos todo el tiempo para que no terminen desolados y vagando por las ciudades.

Por lo pronto ya hay personas que quieren contribuir a la causa

Comparte esta bonita historia con tus amigos. Ama, cuida y respeta a los animales.