Afligida y desconsolada, se niega a ir a un refugio porque nadie la quiere con sus 6 perros

Con pena y dolor vemos cómo día a día no sólo animales sino humanos terminan siendo víctimas del abandono y la indolencia.

Pero a pesar de lo ingrata que puede ser la vida, y las penurias que algunos deben afrontar, en ocasiones son esas personas, las que menos tienen, quienes dan el mayor ejemplo de compasión y amor incondicional.

Hace una semana, la ciudad de Tijuana, México, conmocionó con el caso de una mujer de 65 años, encontrada por la Policía en una escena desgarradora bajo la lluvia, en plena calle.

«Abuelita Chole sin un techo donde refugiarse cuidando a sus 6 perros protegiéndolos de la lluvia dentro de una bolsa de plástico», se lee junto al video que retrató el drama que vivía.

Fue el usuario de Tik Tok @OmarMartinezTj, quien fue testigo de su terrible condición y decidió grabarla con el objetivo de difundirlo en las redes para tocar algún corazón que pudiera ayudarla.

Lo que él vio lo dejó con el corazón deshecho y lleno de impotencia. Dentro de las bolsas que improvisó como refugio, se acurrucaba con sus 6 perros, para darles calor.

Luego llegó la Policía, quien durante 30 minutos trató de convencerla para llevarla a un albergue para que se resguardara.

Nunca imaginaron que reaccionaría así:

«No me quiero ir, no necesito ayuda, estoy bien aquí», dijo entre lágrimas la señora Chole.

«No quiero que me quiten a mi perrita que va a parir… Ni al Tiburón, ni al otro»

Chole estaba muerta de miedo de que la Policía la detuviera, y se resistía a irse de ese rincón inhóspito. En otro video que el tiktoker publicó después, confesó:

«Si me llevan al hoyo (el albergue), mis perros quedarán desamparados. Por eso lloré».

Es realmente desgarrador que Chole tenga que renunciar a un techo y unas condiciones dignas, porque los animalitos no son permitidos. Por otro lado, su amor es tan grande que es fácil imaginarse la relación de amor que existe entre los 6 peluditos y esta admirable mujer.

Los oficiales le dijeron que no podían dejarla bajo la intemperie. Las fuertes lluvias de esos días y el intenso frío podían provocarle una hipotermia y un destino incierto no sólo para ella, sino para sus 6 perritos también.

Finalmente, lograron convencerla y la escoltaron a un refugio seguro, pero lo que sucedió después ha levantado una ola de ira e indignación.

Trascendió que la mujer pasó la noche en casa de un hijo, pero a la mañana siguiente volvió de nuevo a la calle. En el segundo video publicado por Omar Martínez, ella misma revela por qué no pudo quedarse más horas en ese lugar:

No nos cabe en la cabeza cómo un hijo puede dormir tranquilo sabiendo que su madre lucha por su vida en medio de la intemperie, los peligros, el hambre y el frío. 

Sin embargo, la mujer, que sobrevive vendiendo plásticos y residuos que encuentra en la basura, asegura que para ella lo más importante es la seguridad de sus perritos al precio que sea. Lo que más quisiera es un cuartito para vivir junto a ellos.

«Me siguen a todos lados, me protegen de extraños, me dan calor durante las noches y más que nada son mi amor y mi compañía».

De hecho, a la mañana siguiente ella ya les había dado “croquetas y birria” , y probablemente ella ni siquiera había desayunado.

Lleva 6 años viviendo en la calle Constitución, entre las calles Coahuila y Baja California, en la colonia Zona Norte, frente al bar Chicago.

Desde que este caso se difundió en las redes, los comentarios no cesan: «Los animales son los únicos que jamás abandonan. ¿Y su familia? Siempre he dicho lo mismo, nada más fiel y agradecidos que ellos», dijo una persona.

«Cuando vi esa foto que dormía con sus 6 perros en una bolsa de basura no pude dormir», dijo otro.

Fueron muchos los que se conmovieron y hasta lloraron con el video y las fotos, pero pocos, por no decir NADIE, quien realmente acudió para hacer algo más por Chole. Hasta que una mujer residente en Tijuana, llamada Alejandra Córdova Castro, decidió ir más allá y visitarla.

Se quedó impactada al ver que en realidad nadie la había ayudado. Así que le llevó un poco de mantas y comida.

«Me dijo gracias tantas veces que me hizo llorar».

Luego pidió que por favor, cualquier persona que pasara por ahí, le compre aunque sea un taco, o le den algo de dinero. Y también ofreció su auto para que cualquiera que quisiera hacerle llegar algo, ella podría llevarlo en persona. Puedes contactarte con Alejandra en su Facebook.

Esperamos que este conmovedor caso de amor incondicional siga llegando a todos los rincones para que esta mujer reciba el final feliz que tanto merece. Estás a un clic de compartirlo con todos tus amigos.