Guacamayo intruso interrumpe abruptamente un partido de fútbol y un trabajador toma medidas

Los animales son seres muy especiales, su espontaniedad es maravillosa y hacen que el mundo sea mucho mas divertido y alegre.

Hay historias que nos muestran que la inteligencia y el amor son valores que no sólo están presentes en los seres humanos, sino que también los vemos en los animales, de quienes tenemos mucho que aprender.

El protagonista de esta historia es un guacamayo no tiene reparo en disfrutar una de las actividades que más le gusta como lo es un partido de fútbol, pero esta vez lo hizo desde un asiento preferencial.

Bruna Benites, una joven deportista que juega para el equipo SC Internacional en Brasil, fue sorprendida por el atrevimiento de un visitante inusual ante los ojos del mundo, pero no para los residentes locales.

Mientras Bruna estaba en el estadio jugando en la posición de medio campo durante un partido de entrenamiento vio una figura extraña con plumas que descendía del cielo directamente hacia ella.

«Miré hacia adelante y vi que venía hacia mí», dijo Bruna.

A este hermoso guacamayo atrevido no le dio vergüenza llegar sin previa entrada o invitación.

«Me di la vuelta y pensé que iba a pasar a mi lado», agregó Bruna.

Pero el ave grande no pasó de largo, sino que por alguna manera aterrizó sobre la cabeza de Bruna.

Nadie podría imaginar que un guacamayo podría aparecer de la nada en medio del partido y mucho menos que escogiera la cabeza de Bruna para aterrizar y posarse a ver juego.

Resulta que el guacamayo no es exactamente un visitante extraño. Su nombre es Pelé y es un ave domesticada que vive con su cuidador autorizado en una casa que está muy cerca del estadio.

«Nos visita con frecuencia durante los entrenamientos. Normalmente mira todo desde atrás de la portería, pero este día decidió ver las cosas desde otro ángulo», agregó Bruna.

Cunado Pelé llegó al campo y encontró un asiento sobre la cabeza de Bruna el juego quedó en espera.

Pelé tiene permiso y libertad de volar como le plazca y, aparentemente, lo que más le agrada es el fútbol, le encanta ir al campo de juego.

«Es un animal libre», escribió Bruna en sus redes.

Las imágenes nos muestran como un trabajador del estadio se acerca para hacer que Pelé vuele a otro lugar.

«Fue una escena realmente genial. Es un privilegio», dijo muy complacida Bruna.

Según Bruna esta es la primera vez que Pelé aterriza en la cabeza de alguien, y está contenta de que le haya pasado a ella.

Sin lugar a duda, Pelé es un ocurrente pájaro que se ha ganado el amor y el respeto de los residentes, comparte su divertida historia.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!