Hallan a un híbrido entre una vaca y una cabra que se esconde atemorizado de los humanos

La naturaleza siempre nos sorprende con sus misterios, algunos de ellos son revelados, pero otros no. Tal como el caso de este híbrido que se compara con un personaje famoso de la mitología griega.

Esta especie ha sido vista en el Himalaya, se trata de una criatura bastante grande que ha dejado a muchos con la boca abierta por sus características físicas muy semejantes a una vaca y a una cabra. 

Este animal sube las montañas disfrutando el camino con mucha seguridad y tranquilidad. Tiene mucha fuerza y puede llegar a pesar 750 kilogramos, es un ejemplar que parece sacado de un cuento.

Y es que este mamífero es una mezcla lejana entre vacas y cabras, tiene patas cortas y pezuñas en los dedos.

A este animal lo llamaron Takin y pesa cerca 350 kilogramos, suele habitar zonas montañosas compartiendo territorio incluso con algunos osos panda.

Este ejemplar es de la familia Bovidae, por lo que tiene gran parecido a las vacas y cabras, su genética es muy cercana a la de la oveja salvaje.

A parte de los cuernos y las patas, estos animales tienen una capa gruesa de lana que los protege de las bajas temperaturas a los que son expuestos. El color de su pelaje puede ser desde un marrón rojizo hasta un color dorado cremoso que muchos aman.

Gracias a este último color algunos aseguran que este extraño animal inspiró la historia del Toisín de Oro en la mitología griega, que se trata de un carnero dorado y con alas conocido como Chrysomallos.

Chrysomallos era hijo de Poseidón y una ninfa. Según la historia, este ejemplar fue aniquilado y su piel fue robada y Jason, el héroe, tuvo que recuperarla para reclamar su trono. Muchos creen que este mito corresponde a una especie llegó a la costa del Mar Negro desde el Himalaya.

Lo cierto es que se trata de un animal muy particular que se ha ganado un puesto en la historia, pero que, lamentablemente en la actualidad se encuentra vulnerable porque requiere un especial cuidado y atención.

Lo bueno es que en el Himalaya no tiene muchas visitas y esto de alguna manera protege la conservación de esta especie.

El cuerpo de Takin tiene una gran capacidad para mantenerse en espacios fríos. Su piel segrega un aceite resistente al agua que mantiene el calor y su nariz es tan grande que al aspirar el aire se calienta antes de entrar en los pulmones.

Muchos esperan conocer algún día a este herbívoro realmente sorprendente, una especie que merece ser protegida.

El descubrimiento de este ejemplar ha asombrado a miles de personas, no te vayas sin compartirlo.