Hombre en un triciclo sufre un accidente después de querer patear a un perro que casi atropella

Según las creencias hinduistas, en toda acción hay una reacción, es lo que se conoce como “karma”, y si existe en verdad o no, seguro que la ley de causa y efecto sí, es decir, las acciones que efectúas diariamente generan una energía que luego regresa indefectiblemente hacia ti.

A pesar de que el concepto ha sido trastocado con el correr de los años, cuando la mayoría de nosotros escuchamos mencionar el “karma”, nos imaginamos a alguien que recibió su merecido, luego de haber realizado una acción malintencionada. Esta historia así lo relata.

En imágenes que se han vuelto virales, se observa a un hombre a bordo de una moto de tres ruedas, a toda velocidad, bajando por una calle en lo que parece ser algún país del Medio Oriente. De pronto, se le atraviesa un perrito al que intentó patear, con tan mala suerte que perdió el control y se estrelló.

Esta especie de karma instantáneo le sucedió por la saña con la que intentó desembarazarse del animal, en lugar de frenar para darle paso. Definitivamente, la mejor ilustración de que, quien la hace, la paga. Tal parece que la justicia poética sí que existe en la Tierra.

Lo cierto es que, su intento de agresión le costó caro al sujeto. La moto se desestabilizó y terminó subiéndose a una vereda, causando que el hombre terminara herido en el piso, golpeándose fuertemente contra el asfalto.

“Cayó a un costado, se golpeó contra el pavimento, viendo cómo su vehículo seguía a su lado sin ningún control”, comentó una usuaria al ver el video.

Afortunadamente, a pesar de los rasguños y moretones que recibió, ni el perro ni él terminaron con lesiones demasiado graves, gracias a que, de milagro pudo evitar las ruedas de su propio vehículo.

Algunos transeúntes que fueron testigos de la colisión, se acercaron al hombre para intentar ayudarlo a levantarse, sin embargo, en pocos segundos el bólido conductor, incluso muerto de miedo, logró hacerlo por sus propios medios.

“Solo por milagro el conductor consiguió evitar las ruedas de su propio vehículo cuando perdió el control de él”, describió otro usuario de Internet.

Sin embargo, otros comentarios a la publicación no fueron tan amables. En vista de la intención malsana de este sujeto de dañar al peludo, todos quienes observaron la escena se abalanzaron contra él, criticando y reprobando su mala acción.

No podemos ir por allí descargando nuestra rabia y frustración con quien primero se nos atraviese. Los sentimientos negativos, tales como el odio, el rencor, la venganza, la envidia y la violencia, dañan a quienes los albergan, a las demás personas y al ambiente.

Comparte este relato “kármico” con tus seres más queridos. Exista o no el karma, siempre se debe hacer el bien, sin importar a quién.