Escucha débiles gritos que venían de un pozo y corre a salvar a 5 pequeños repletos de barro

Cuando Surachet Klaewkla escuchó unos débiles lamentos del fondo de un pozo, su corazón se paralizó por completo. No podía distinguir a qué criaturas pertenecían esos lloriqueos, pero claramente necesitaban ayuda con urgencia.

El hombre se convirtió en un verdadero héroe al salvar la vida de unos lindos cachorritos que no paraban de llorar.

A finales del año pasado, Surachet salió de su casa dispuesto a ir a su trabajo para cumplir con su jornada diaria, pero hubo un extraño sonido que llamó su atención.

Surachet vive en la provincia de Trang, al sur de Tailandia.

Se detuvo por unos segundos para averiguar de qué se trataba y descubrió que eran pequeños alaridos y chillidos, sin duda luchaban por su vida.

Surachet se tomó su tiempo para ver de dónde provenían los débiles alaridos. Un par de minutos después descubrió que venían de un terreno a pocos metros de allí, específicamente de un pozo lleno de barro. Cuando se asomó no pudo ver con claridad.

El terreno estaba en obras de construcción, pero no había obreros en la zona.

Parecía que eran perritos muy pequeños, pero estaban tan llenos de lodo que fácilmente se les podía confundir con rocas.

Surachet siguió su instinto y se metió en el pozo para llegar al fondo del asunto, sus sospechas eran ciertas. Se trataba de nada menos que de una camada de cachorritos.

No se sabe con claridad si alguien abandonó a lo perritos o cayeron en el pozo por error

pozo

Los asustados perritos estaban en el peor de los aprietos, si no eran auxiliados se inmediato su vida correría peligro.

Klaewkla se olvidó por completo de su trabajo, se tomó su tiempo para sacar uno a uno los perritos con mucha delicadeza. Estaban tan llenos de lodo que solo podían caminar unos pocos pasos y con mucha dificultad.

Los perritos no podían abrir sus ojos por tanto lodo que los cubría por entero

El amable rescatista los llevó a su casa para ofrecerles la ayuda que tanto necesitaban: un buen baño.

Toda su familia quedó boquiabierta al verlo llegar con los perritos en tan extrañas condiciones, así que se pusieron a ayudarlo a limpiar muy bien a cada uno de los cachorros. En cuestión de horas todos estaban limpios y mostrando lo lindos que eran.

En total había cinco cachorros en el pozo.

Tenían mucha energía, un hermoso pelaje y se encontraban sumamente felices al comprender que los habían salvado de lo que pudo ser un triste destino.

Durante el rescate, Surachet no pudo evitar encariñarse al máximo con los perritos. Sabía que no sería tarea sencilla cuidarlos a todos, pero estaba seguro de que habían llegado a su vida por alguna razón.

Por fortuna, los perritos no presentaban ninguna lesión de importancia.

Fue así como la familia decidió adoptarlos a todos. Ahora, estos tiernos y hermosos cachorros pueden contar todos los días con la protección y el amor de su nuevo padre.

A cambio, los han hecho muy felices a todos en casa con sus travesuras y todos los besos que no paran de dar.

Los perritos ya llevan seis meses viviendo con Surachet y su familia.

No hay duda de que estos perritos necesitaban de alguien dispuesto a darlo todo por ellos. Fueron muy afortunados de que este hermoso ángel haya escuchado sus débiles lamentos y no se haya desentendido de su angustia. Su rápido actuar les salvó la vida, y por si fuera poco encontraron a su lado el hogar amoroso que desde siempre merecieron. Ojalá que todas las historias tuvieran finales así.

Que el mundo aprenda lo hermoso que es brindar un poco de nuestro tiempo para ayudar a un perrito en apuros.