Un hombre pasa por alto las gélidas temperaturas de un río para salvar a un osito que se ahogaba

Cuando salimos de viaje casi nunca pensamos que podemos realizar acciones heroicas  que pueden salvar la vida de otro ser, quizá solo lo vemos como una aventura más ignorando que en el mundo real hay muchos animalitos que podemos ayudar solo con un pequeño gesto de valentía.

Son los  pequeños actos los que hacen la diferencia.

Elijah Barkley nunca imaginó que al realizar un viaje de pesca con sus amigos y familiares en West Virginia, terminaría salvando la vida de un indefenso osito. De regreso al campamento en que se encontraba con sus amigos, Barkley se encontró con un guardabosques y un cuidador de osos quienes le pidieron que si podía participar en la búsqueda de un joven y solitario oso que se extravió en el área.

El cachorrito  era huérfano y no sabía defenderse solo.

Barkley de manera muy receptiva emprendió la búsqueda y a los pocos minutos localizó al tierno oso. Para su sorpresa el pequeño estaba muy agotado y no se podía mover cuando el hombre intentó acercársele, así que Barkley sin perder tiempo avisó al guardabosque y al cuidador sobre la ubicación del osito.

Sus pequeños pasos no fueron suficientes para acercarlo a la orilla.

El indefenso oso estaba en la orilla del río y parecía estar al borde del colapso. Cuando los hombres llegaron notaron que las patas del cachorro resbalaron debajo del agua mientras intentaba cruzar el río.

Joel Rosenthal es cuidador de osos y dirige un centro de rehabilitación de vida silvestre llamado Point of View Farm, Inc, tenía tiempo intentado localizar al oso para llevarlo a las instalaciones que dirige, pero no había podido localizarlo hasta el día que apareció Barkley.

El osito necesitaba ayuda, no estaba en condiciones para sobrevivir solo.

Los hombres notaron que al cachorro se lo estaba llevando la corriente del río, Barkley vio caer su cabeza bajo el agua y sin dudarlo corrió tras el oso, la adrenalina y la angustia de ver al indefenso osito ahogarse no dejaron que el hombre pensara en los riesgos que supondría. Como todo un héroe sin capa atravesó las piedras resbaladizas y saltó al agua congelada nadando en dirección al cachorro antes de que fuera demasiado tarde.

“Lo alcancé bastante rápido, e inmediatamente agarré al oso por la espalda en la nuca”

Al llevar al osito a la orilla el susto aumentó al notar que el cachorro no reaccionaba, afortunadamente después de unos segundos  comenzó a levantarse lentamente. Los hombres llevaron al cachorro a la camioneta de Rosenthal y lo envolvieron con toallas para que pudiera descansar.

Como todo un osito bebé descansaba aliviado.

El heroísmo de Barkley no fue visto por muchos, pero presenciado por aquellos que valoraron y agradecieron tan notable gesto. Barkley simplemente estuvo en el lugar indicado, ahora el osito estará en un lugar mejor recuperando fuerzas en el centro de rehabilitación de Rosenthal.

Es cuestión de tiempo para que recupere fuerzas y vuelva a la vida silvestre.

The Dodo

Afortunadamente, el tiempo y la vida ponen algunas personas en el lugar y momento indicado para ser ángeles de los animalitos en momentos difíciles, que como nuestro pequeño oso necesitan de la ayuda humana para sobrevivir.

Demostremos que si es posible salir de la zona de confort. Comparte la nota para motivar a más personas a realizar pequeños actos que son muy significativos para los animalitos.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!