Increpan a la docente que arrastró a su perro varias calles atado a su coche para «castigarlo»

Es inadmisible que sucedan casos como estos. Realmente es indignante que algunas personas sean capaces de comportarse como lo hizo esta mujer, docente de profesión, con la excusa de que estaba castigando a su mascota para educarla.

La mujer, quien fue identificada como Natalia Gaitán, amarró al pobre perro a su vehículo para obligarlo a correr detrás del automóvil a alta velocidad.

Este triste incidente sucedió en la ciudad argentina de Mendoza, y fue grabado por varios transeúntes que pasaban por el lugar y no podían creer lo que estaban viendo.

El indefenso cachorro fue arrastrado por su dueña de 43 años, quien conducía el vehículo del cual estaba amarrado como castigo porque había salido de la casa inesperadamente.

Los transeúntes indignados no solo filmaron lo que estaba haciendo esta mujer, sino que salvaron al pobre cachorro tras obligarla a detenerse para que el animal no sufriera más.

¿En qué cabeza cabe que hacerle esto a un cachorro es una técnica educativa para reprender al pobre animal? Sin lugar a dudas, el comportamiento de esta mujer deja mucho que desear qué tipo de docente es.

Una vez que los transeúntes lograron que la mujer se detuviera pudieron auxiliar al exhausto cachorro que estaba herido.

El cachorro es tan noble que cuando la mujer se acerca no deja de mover su cola como un signo de amor y lealtad.

Esta mujer fue denunciada por maltrato animal y ahora tendrá que responder ante la justicia por su comportamiento agresivo en contra de su mascota, quien sufrió varias heridas.

Según testigos, el pobre cachorro fue arrastrado por al menos unas seis calles mientras la mujer conducía el vehículo al que estaba encadenado el animal a una velocidad considerablemente alta.

Prueba de esta crueldad quedó visible en el asfalto donde acabó el animal, la calle estaba manchada de sangre proveniente de las heridas de sus patas.


Tras ser increpada por las personas que estaban presentes la mujer tuvo la osadía de contestar tranquilamente como si no hubiese hecho nada malo.

“Lo traigo de allí no más”, dijo Natalia sin escrúpulo alguno.

Los traseúntes presentes y la representación de una ONG defensora de los derechos de los animales presentaron la denuncia contra Natalia, quien deberá responder ante la ley.


En Argentina la ley de maltrato animal castiga este tipo de conductas con penas de hasta un año de prisión.

Fue llevado a un refugio donde fue bautizado como Felipe. En el centro curaron sus patas y ahora esperan que aparezca una familia que quiera llevarlo a casa y darle mucho amor.

Después de toda esta mala experiencia la buena noticia para el cachorro es que no tendrá que vivir más con Natalia. Comparte esta historia que afortunadamente tuvo un final feliz.