Indignación por los más de 80 eventos de caza de zorros salvajes usando sabuesos en Navidad

Malas noticias para los defensores de los animales. Cuando la caza deportiva se excusa como un método para controlar la población de los zorros (o cualquier otro animal), realmente estamos en problemas.

Conforme la obtención de alimento se empezó a regular y el humano consiguió establecer una industria alimenticia, la caza dejó de ser una actividad meramente de supervivencia y adquirió tintes deportivos.

Este año llegaron miles de personas al evento de caza deportiva en Reino Unido

Pero además, y gracias a un vacío legal en los estatutos del Reino Unido, esta horrible práctica continúa siendo permitida a lo largo y ancho del territorio de las islas británicas. A pesar de las múltiples acciones a favor de los derechos de los animales.

En los países anglosajones se celebra tradicionalmente todos los 26 de diciembre el denominado Boxing Day, un evento donde las familias se dedican a recolectar víveres y objetos de todo tipo para donar a quienes más lo necesitan.

Sin embargo, lamentablemente este año se celebró otro evento en paralelo, bastante más negativo y mucho menos empático: más de 80 salidas a lo largo del país para cazar zorros salvajes usando sabuesos.

Este tipo de competencias ha hecho que el número de zorros muertos incremente y que los cazadores aficionados se defiendan argumentando que son una especie numerosa y que el deporte es necesario para controlar su población.

Del mismo modo, dicho argumento no tiene en consideración las funciones que los zorros tienen en sus ecosistemas. Así como sucede con las abejas y las flores, estos animales ayudan a la diseminación de semillas que dan lugar a la flora. Mientras que, al ser carroñeros, mantienen al margen enfermedades derivadas de los cadáveres.

Nigel Farage, líder del recientemente fundado Brexit Party en uno de estos eventos disfrutando de una cerveza, para sorpresa de todos

El hoyo legal estriba en una figura llamada trail hunting o caza en senderos, que permite que los cazadores avancen con sus perros por rutas predeterminadas con aromas sintéticos, echando por tierra la prohibición y la consideración como delito del denominado hunting act, o acto de cazar, ley dictada por el Parlamento en 2004.

Sin embargo, las intensas protestas que han surgido entre varias organizaciones defensoras de los derechos de los animales no humanos continúan haciendo el ruido necesario para que, de una vez por todas se le dé pronto un final a esta inhumana actividad.

“Mientras los cazadores buscan zorros con sus atuendos elegantes, deberán asumir que ahora que no tendrán el apoyo de los políticos, la caza será historia: su campaña de 14 años para eliminar la prohibición de caza de zorros no tiene el más mínimo chance de tener éxito. Ha habido un cambio radical en cuanto al debate sobre la caza de zorros y, ahora que hay una ley al respecto, nuestro énfasis ha migrado hacia fortalecer el Hunting Act”, aseguró Chris Luffingham, director de campañas de la Liga Contra los Deportes Crueles.

No obstante, a miles de personas procedentes de Oxforshire, Essex o Gloucestershire no les importó ni la lluvia ni el intenso frío y se hicieron presentes para cumplir con el oscuro ritual tradicional de la caza furtiva, como si se tratase de un partido de balompié.

“Las cazas colectivas del ‘Boxing Day’ ofrecen a los cazadores una oportunidad perfecta para mostrar sus actividades legales de caza al público y los medios. Una vez más, los cazadores fueron bienvenidos por un gran número de partidarios, que se congregaron en plazas, afuera de bares y de casas señoriales para recibir a los sabuesos”, dijo Polly Portwin, jefa de cacerías de Countryside Alliance.

Resulta inverosímil pero tristemente cierto que estas horrendas prácticas sigan sucediendo a pesar de estar prohibidas por ley.

Comparte esta historia con tus seres queridos y no seas tú uno más de los que, en pleno siglo XXI todavía las apoye fervientemente.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!