Insólito cerdito que crece convencido de que es un perro es la sensación de su barrio

Todos amamos a los perros y al parecer este sentimiento es el mismo entre las otras especies de animales. Por eso un dulce cerdito decidió ir más allá de lo que se esperaba de él, convirtiéndose en un travieso y protector «perro» de su vecindario.

El nombre de este singular animal es Titico y vive con su familia humana en Brasil, en el popular barrio denominado Serraria, en Aquidauana. Llegó hace seis meses, con solo 15 días de nacido como un regalo para uno de los hijos de su madre humana, Néia do Carmo.

En cuanto llegó a su nueva casa, la familia le construyó su propio hogar para que creciera como cualquier otro cerdito, pero él tenía otros planes. Escapó de su lugar designado y comenzó a vivir con los perros, actuando e incluso alimentándose como ellos.

“Mi hijo lo tuvo a una edad muy joven, con 15 días de vida. Lo trajo, hay muchos arbustos a nuestro alrededor y le hicimos una casa. Simplemente no ayudó, porque pronto se fue y comenzó a caminar por aquí. Con el tiempo se convirtió en la sensación del barrio y todo el mundo ama a Titico”, afirma Néia.

Con su peculiar personalidad es imposible resistirse a Titico y no adorarlo de inmediato. Él toma muy en serio su estilo de vida perruno y por eso se rehúsa a alimentarse como un cerdo, prefiriendo solo la comida que observa comen los caninos.

«No come verduras, como los otros cerdos. Prefiere arroz, frijoles, carne y comida para perros. Por la mañana también quiere pan. Y es curioso que aquí, todos los vecinos siempre tienen ollas de comida para él”, comentó su humana.

Pero ser una celebridad en las calles también tiene sus desventajas y Titico incluso ha tenido que enfrentarse al rumor de haber sido raptado y desaparecido para siempre. Afortunadamente, no fue más que un mal entendido y él sigue viviendo su vida con toda tranquilidad.

Todos lo aman

«La gente decía que estaba perdido y comenzaron a buscarlo. Pero no pasó mucho tiempo y volvió a casa. Cuando lo vi, envié un mensaje diciendo que se fue a caminar y regresó pronto», dijo Néia.

El microempresario Pedro Torres Monteiro, de 48 años, es uno de los vecinos que vive con Titico y, al igual que todos los demás, está más que contento de poder decir que vive cerca de una super estrella.

«Era muy joven cuando llegó y ahora se queda aquí, libre y jugando con los perros. De hecho, se comporta como uno de ellos, e incluso corre detrás de las motocicletas. Los otros perros van ladrando. Y a todos les parece interesante su comportamiento”, dijo el hombre.

No cabe duda de que los animales son sencillamente fascinantes y nunca dejan de zoorprendernos con sus ocurrencias. Sigamos cuidando de ellos y haciendo del mundo un lugar mejor en donde puedan vivir como deseen.

Es un hermoso animal

No te vayas sin compartir esta divertida historia con todos tus amigos y coméntanos si alguna vez has conocido un animal tan único como Titico.