Las interminables lágrimas de un triste pitbull que no entiende por qué su familia lo dejó

Las lágrimas sin control de un desconsolado pitbull dejado por su familia en un refugio, es verdaderamente lo más desolador de ver.

Los perritos son seres amorosísimos que alegran la vida a cualquiera, y el lugar donde son verdaderamente felices es su hogar junto a los suyos.

Harán lo que sea por regalar a sus dueños momentos hermosos de ternura y fidelidad, por eso cuando un perrito llega a separarse de sus padres humanos, su corazón queda totalmente desolado.

Cuando la razón es que el animalito llegó a su final por causas naturales, sus dueños quedarán con un vacío en el alma. Pero, tristemente, otras veces, deciden deshacerse de sus mascotas sin ningún motivo serio aparente, solamente se cansan de ellos y los abandonan a su suerte.

Dejar a una mascota de lado parece ser una costumbre más que común en algunas familias sin valores, un acto de crueldad contra una criatura que durante años cuidó de todos en el hogar y fue el más fiel.

Es en estos casos, cuando los animalitos no entienden qué hicieron mal para que los hayan abandonado así, y entonces se quedan tristes y hasta llorando, desconsolados.

Esta es la historia de un pitbull que lloró sin parar al no entender por qué su familia se deshizo de él

pitbull

Los perritos son sin duda los animalitos más leales y más de un humano tiene mucho que aprender de ellos. Por eso esperamos que la historia de Blue King ayude a despertar conciencia.

Este amiguito pasó por un amargo episodio en su vida.

Este pitbull vivía con su familia en California (Estados Unidos), pero un cambio de ciudad llevó a estas personas a deshacerse del pobre animalito.

Para no dejarlo desprotegido los dueños decidieron llevarlo al refugio local Carson Shelter, y marcharse con la esperanza de que alguien más se encargaría del pobre can.

Lo que parecía bien para sus humanos era causa de tristeza para este perrito.

La familia se fue tranquila pero no ocurrió lo mismo con el sensible Blue King, que no podía entender cómo era que sus papitos lo habían dejado en ese lugar lleno de extraños y no habían vuelto más por él.

El perro no sabía que lo habían abandonado.

Como la mayoría de los peludos que pasan por esa experiencia, el pitbull mostró su tristeza y angustia desde un primer momento pero hubo algo que simplemente sorprendió a todos sus cuidadores, Blue King estaba tan destrozado que no paraba de llorar.

Lágrimas de verdad brotaban de sus ojitos lastimeros y era inevitable no sentir pena por él.lágrimas

Aunque muchos peludos sufren en esta vida, son pocos los que realmente lloran para demostrar su tristeza. Conmovidos por su situación, los activistas del Saving Carson Shelter Dogs decidieron intervenir.

El refugio en el que este peludo fue dejado usa la práctica del sacrificio para controlar el número de perritos en el lugar, así que se temía que la muerte fuese el destino de Blue en caso de no dar pronto con una familia.

Por esa razón los voluntarios publicaron un vídeo del perrito para encontrarle un hogar.

Puedes ver las escenas al final de esta nota.

Gracias a eso Jennifer McKay se enteró el caso y viajó hasta el refugio para conocer al animalito, al principio el asunto fue muy difícil.

“Se veía muy triste y deprimido. Ni si quiera podía mirarme. Todos los otros perros hacían contacto visual y movían sus colas, pero él no se pudo levantar. No me pudo mirar. Estaba muy triste”, recordó Jennifer.

La mujer quedó enamorada y quería llevarse al perrito a su casa pero antes era necesario que Blue aprobara una prueba de temperamento.

Durante la semana que duró el proceso, Jennifer visitó al can para irse ganando su confianza pero parecía que el perrito sólo quería ver a su antigua familia.

“Se notaba que cada vez que pasaba alguien, era como si los estuviera buscando. Es como si supiera que lo habían dejado allí «, dijo.

Cuando el refugio dio el permiso para que Jennifer se llevara a Blue King, la mujer quedó sorprendida con el cambio radical que dio el animalito.

Apenas abrieron su jaulita él se mostró agradecido con la humana que había decidido convertirse en su nueva madre.

Este era un nuevo comienzo y Blue parecía entenderlo muy bien.

En ese momento el perrito dio un cambio radical y toda su tristeza se transformó en muchísimo amor y energías, pues Blue resultó ser bastante juguetón.

«Como que me engañó. Esperaba tener un perro relajado y tranquilo, pero tan pronto como se abrieron las puertas de la perrera, estaba muy emocionado. Y le encantó viajar en el coche. Quería asomar la cabeza por la ventana», dijo McKay riendo.

Por fortuna, Blue no debió pasar mucho tiempo en el refugio pero sí el suficiente para demostrar lo destrozado que estaba su corazón por el abandono de su familia.

Su historia tuvo un final feliz y aunque ocurrió hace un par de años, sus lágrimas y sufrimiento siguen vigentes en el rostro de otros peludos que hoy atraviesan por una situación similar.

Aquí el vídeo:

Ellos no son un objeto, que esta emotiva historia sirva para que la gente entienda de una vez por todas lo que significa destrozar el corazón de un perro.