Interrumpió su paseo cuando un búho triste y desesperanzado la miraba desde el río

Sandy Rosenblatt es una joven de Washington que decidió dar un paseo en un parque de Maryland. Se dirigió a una zona con muchos árboles y un pequeño río para poder observar el agua y relajarse un rato.

Sin embargo, sus planes cambiaron de un momento a otro cuando se dio cuenta de que había una extraña figura que la observaba desde el agua.

Sabía que era un animal pero cuando se acercó y vio un pequeño búho quedó boquiabierta. Jamás imaginó que encontraría una de estas hermosas aves en medio del río.

“Mientras lo observé no quiso agitarse, aletear o luchar. Estaba simplemente sentado. Debía estar atascado y posiblemente en estado de shock”, explicó Sandy.

Sandy sospechó que algo extraño había sucedido. Después de todo, el búho no se movía en absoluto y lucía algo confundido.

Parecía que se encontraba herido y no sabía cómo salir del agua. Sandy lo observó durante un buen rato y finalmente llegó a la conclusión de que debía ayudarlo. El pobre animalito seguía inmóvil pero con una mirada muy triste y desesperanzada.

Con mucho cuidado, Sandy decidió entrar al río para ayudarlo a salir de allí. Se dirigió a él con mucho cuidado ya que no quería ahuyentarlo pero de alguna manera la hermosa ave parecía comprender que la joven sólo quería ayudarle.

Finalmente, Sandy lo tomó en sus brazos y regresó a la orilla para buscar una mantita y ayudar al búho a mantenerse calentito.

“Ni siquiera le importó cuando fui a buscarlo al río. No sé si era el shock de su accidente o si estaba contento porque le estaba ayudando”, dijo Sandy.

Sandy se sintió muy feliz de haber ayudado al búho pero sabía que ahora necesitaba ayuda de profesionales. Contactó a Control de Animales y ellos enviaron a un equipo especializado en búhos.

En cuestión de minutos, la curiosa ave comenzó a mostrarse con más energía. Observaba todo lo que pasaba a su alrededor y hacía tiernos ruiditos.

“Comenzó a animarse bastante. Hacía ruiditos de ‘pip pip’. Seguía con su mirada a los insectos que pasaban volando”, dijo Sandy.

El equipo de especialistas no sólo se hizo cargo del búho que había rescatado Sandy. Registraron la zona con mucho cuidado y encontraron otra ave herida. Afortunadamente, ambas se encuentran en las mejores manos posibles. Recibirán los cuidados veterinarios que sean necesarios y una vez que recuperen sus fuerzas las regresarán a su hogar en el parque.

¿Te atreverías a rescatar a un búho de la misma manera en que lo hizo Sandy? No te vayas sin compartir esta nota que ha inspirado a muchos.