Juez sentencia a los maltratadores de animales dándoles «una cucharada de su propia medicina»

Tal y como su nombre lo indica, un juez debe ser garante y bastión de la justicia en cualquiera de sus ámbitos. En este abanico de posibilidades, también se incluyen a los animales desprotegidos y vulnerados por la mano del hombre.

Michael Cicconetti es un juez que ha levantado la mano a favor de los animales con inusuales sentencias.

Juez

El juez estadounidense Michael Cicconetti, originario de de Painsville, Ohio, es un amante a carta cabal de los animales. Se ha convertido en toda una sensación, gracias a sus creativas sentencias en contra de los que se pasan de la raya con los seres más inocentes y sin voz para defenderse.

Ahora ellos tienen quién los defiendan

Cicconetti descubrió que, probar una cucharada de la propia medicina es el mejor castigo para este tipo de personas. Su amor por las mascotas le viene desde que era apenas un niño y se hacía acompañar por su perrito de raza salchicha llamado Herman.

Juez

Por años fueron los mejores amigos del mundo, y Herman fue su maestro quien le enseñó lo que significa amar incondicionalmente a otro ser. En la actualidad, disfruta de la compañía de Kasey, su perro bernés de montaña.

Juez

Desde que comenzó su carrera en el Derecho, Michael comenzó a notar un hecho que le preocupaba. Veía cómo los casos de rechazo y descuido hacia los animales iban en aumento. Pero, además, que muchos de estos infractores eran reincidentes.

De inmediato, se dio a la tarea de hacer algo al respecto y comenzó a establecer una pena de prisión acompañada de una multa, en principio. Sin embargo, eso no parecía arrancar el problema de raíz.

Por lo tanto, se le ocurrió una sentencia mucho más ajustada al delito cometido, siempre ajustado a la ley. En resumen, Michael se dio cuenta de que, un poco de vergüenza e incomodidad no le vendría mal a esta gente capaz de levantar la mano en contra de otro ser en desventaja.

Dictaminó que el hombre que disparó a un perro donaría 9 kilos de comida a un refugio de animales en el área cada día festivo.

En días recientes, este juez y paladín de las causas nobles sentenció a una mujer quien mantenía a su perro en un estado deplorable. Estaba demacrado y viviendo en condiciones insanas, debiendo pasar casi todo el día merodeando por los basureros de Painsville.

Quiero que vayas al basurero del condado, y quiero que encuentres el lugar con el olor más apestoso y horrible que puedas encontrar, y quiero que te sientes allí durante ocho horas mañana, para pensar en lo que le hiciste a ese perro”, dijo el juez.

Y es que, para este especialista en leyes y derechos fundamentales de los seres vivos, tiene que haber sanciones. La educación en este cuadro de situaciones resulta urgente.

El aprendizaje para el correcto cuidado de los animales debe ser una materia obligatoria para cualquier persona que descuide o veje a un animal. Un curso similar al que deben realizar los conductores bajo la influencia del alcohol u otras sustancias, por ejemplo.

Conoce al juez que se hizo viral por sus creativas sentencias:

En otro caso bastante sonado, una mujer que dejó solos a 35 gatitos temblando en un frío bosque de la zona, fue sentenciada a pasar una noche en ese mismo lugar. Allí, en medio de la intemperie, además de una buena temporada tras las rejas y una multa.

“¿Te gustaría que te tiraran en un parque metropolitano a altas horas de la noche, pasas la noche escuchando a los coyotes, a los mapaches que te rodean en la noche oscura, y te sientas allí en el frío sin saber dónde vas a conseguir tu próxima comida, sin saber cuándo vas a ser rescatado?”, dijo Cicconetti.

Lo cierto es que, una vez conoce de los casos, este juez presenta sentencias inéditas. Con ellas logra que los delincuentes analicen y arrepientan de sus indignas acciones. Espera que las personas se den cuenta de que la negligencia es un delito y que todos los seres vivos merecemos respeto.

No seamos cómplices mudos de estos actos. Seamos la voz de los animales. Son nuestra responsabilidad y nuestros amigos. ¡Enhorabuena por este juez que les está dando su merecido a los maltratadores!