Encontraron a esta perrita abandonada – Por meses, nadie pudo tocarla porque moría del miedo

Esta es la historia de una adorable perrita llamada Kona, que fue abandonada por su familia, ya que ellos decidieron mudarse y, quién sabe por qué razón, no pudieron llevársela. Lo único que resolvieron fue dejarla sola en la calle muriéndose de hambre. ¿Quién tiene corazón para hacer algo así?

Se han comportado de una forma muy cruel y no merecen haber disfrutado de la compañía de esta adorable chica durante tanto tiempo. Es comprensible que a veces hay familias que no pueden continuar cuidado a sus perritos, pero en todo caso pueden llevarlos a un refugio o buscarles otro hogar… 

Afortunadamente, un vecino notó lo que había ocurrido y empezó a alimentarla periódicamente para que no se enfermara. Kona siempre aceptó la comida que él le daba, pero a pesar de ello, le aterrorizaba que se acercara o la tocara.

Esto continuó ocurriendo durante varios meses hasta que, finalmente, llegó la ayuda que necesitaba. La organización sin fines de lucro Hope for Paws supo de la existencia de Kona e inmediatamente fueron hasta allá para recogerla.

Quien la alimentó durante el tiempo que estuvo abandonada, de alguna manera se las arregló para amarrarla a su porche y de esa forma hacerle más fácil el trabajo a los rescatistas, ya que la chica continuaba atemorizada ante cualquier contacto humano. Nunca permitió que él le hiciera algún tipo de cariño, y cuando vio a esas personas que venían hacia ella, intentó escapar e inclusive esconderse para que no pudieran tocarla. ¡Pobre pequeña, abandonada y con tanto miedo…!

Para hacerla sentir más cómoda, se aproximaron lentamente para demostrarle que estaban allí para ayudarla. Después de unos minutos Kona se calmó un poco, y el hombre que había estado dándole alimento, se acercó. Finalmente le permitió que la acaricie, por primera vez en tantos meses de conocerse. Parece que por fin entendió que él solo intentaba ayudarle, y permitió que le de cariño como una forma de agradecimiento.

Kona continuaba un poco nerviosa, pero aún así dejó que sus rescatistas le dieran cariño y la recogieran para llevársela. De inmediato la trasladaron al veterinario, y allí le hicieron varios chequeos además de afeitarla y bañarla. Se acurrucó en las piernas de una de las personas que iba en el auto y una vez que llegaron al médico empezó el proceso de quitarle toda la suciedad de la calle. Kona se mantuvo calmada y dulce durante todo el proceso.

Hope for Paws

Sus nuevos amigos la transformaron en una nueva perrita 😛 Después de que la afeitaron, ya parecía sentirse mucho mejor, a pesar de conservar su timidez característica…

En un par de semanas la adoptaron y consiguió un hogar, en el que podrá vivir para siempre. Ahora tiene tres hermanas, les encanta jugar y acurrucarse todo el día. Ya la chica no es tímida, adora a su nueva familia y se nota que está agradecida con la segunda oportunidad que le han dado.

Comparte esta bonita noticia con todos tus amigos, estamos todos felices por Kona 😀

 

NUESTRO VIDEO DEL DIA

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!