La encuentran herida y llorando después de que unos adolescentes se reían de jugar con ella

Es muy lamentable que historias de animales que reciben malos tratos se repitan una y otra vez, afortunadamente son muchas las que tienen un final feliz, sin embargo, no todos estos animalitos pueden superar esa triste experiencia de vida.

La historia de Katherine, una hermosa gatita, comenzó en diciembre de 2020, cuando vivía en las calles del lejano Azerbaiyán, donde un grupo de adolescentes decidieron jugar con ella, pero no precisamente para divertirla con juegos propios para mascotas, sino que eran juegos sin escrúpulos con la intensión de causarle dolor.

Este grupo de jóvenes malicioso la golpearon, le sacaron todos los dientes, la adhirieron a una tabla usando pegamento para atrapar ratas y después la dejaron a su suerte en medio de una autopista muy transitada.

Katherine estaba totalmente inmóvil y no paraba de llorar suplicando ayuda, pero nadie la podía escuchar, ni ver, hasta que una mujer notó a los adolescentes riéndose y mientras trataba de descubrir la causa la encontró.

De inmediato la llevó a un hospital veterinario, donde recibió un diagnóstico muy grave.

“Fue llevada rápidamente a la unidad de cuidados urgentes por un trauma en su cabeza, tenía su boca con mucha sangre y ausencia de dientes. A demás la estaba intoxicada porque había ingerido pegamento cuando trataron de sellarle la boca”, dijo el portavoz de la organización Good World Animal Rescue and Protection (GWARP), en sus redes sociales

Esta pobre gatita pasó por momentos muy dolorosos. En el hospital hicieron todo lo posible para mantener a esta gatita cómoda.

Poco a poco Katherine comenzó a sanar sus heridas. Después de recibir tratamiento intravenoso por un buen rato comenzó a beber agua y demostró tener un gran apetito.

A pesar de haber sufrido una horrible experiencia Katherine ronroneaba y estaba muy agradecida por el cuidado, la atención, el amor y las caricias de sus cuidadores.

“Estamos felices de contarles que Katherine pronto superará la intoxicación por ingerir pegamento. Si bien su sistema digestivo e hígado tienen daños está respondiendo satisfactoriamente al tratamiento. Su falta de coordinación y balance por el trauma en su cabeza está mejorando cada vez más. Finalmente abrió sus ojos de par en par”, agregó el portavoz de GWARP.

Una vez que Katherine estuvo sana y recuperada llegó la hora de encontrar un hogar, y la organización GWARP compartió su historia en las redes sociales para buscar una familia para ella.

Tras la publicación recibieron muchas postulaciones de adopción. Melisa Tanksley, de EE. UU, fue la seleccionada como la nueva madre humana de Katherine.

Melissa se enamoró de Katherine desde el minuto en que la vio y estuvo pendiente a todas sus actualizaciones de salud. Después de tres meses de espera y gestiones, finalmente, el 11 de marzo Katherine llegó a Chicago desde Azerbaiyán, tras viajar una gran cantidad de horas dentro de una jaula para mascotas.

Melisa la fue a buscar con mucha emoción a la zona de carga del aeropuerto, y apenas la tuvo en brazos, la gata le ronroneó y se acurrucó en su cuello. Melissa no pudo contener las lágrimas.

Celebramos la nueva vida que tiene Katherine compartiendo su emotiva historia.