Denuncian a la mujer que fue grabada destruyendo con un palo 50 nidos de aves protegidas

Es inexplicable que a algunas personas no les importe atentar contra algunos animales. Esta historia nos muestra las imágenes de una mujer de aproximadamente 50 años destruyendo con un palo de escoba varios nidos de golondrinas.

Isaías, residente del municipio de Daya Nueva, en España, salió a tirar la basura como de costumbre, pero en el camino se encontró con la escena cruel.

Isaías estaba incrédulo y se acercó a la mujer para recriminar su comportamiento, pero, a pesar, de insistirle ella no se detuvo.

Isaías grabó todo lo ocurrido y compartió las imágenes en redes sociales, donde de inmediato se volvieron virales generando repudio de los usuarios por el comportamiento de la mujer.

En las imágenes difundidas se observa a la mujer de unos 50 años de edad, con un cigarrillo en la boca golpeando ininterrumpidamente los nidos de golondrinas construidos en la esquina bajo el techo de su vivienda en la parte del edificio que colinda con la calle.

En el vídeo se escucha como Isaías recrimina lo que está haciendo su vecina y le habla de los beneficios de estas aves. Pero ella no se detiene ni un segundo a escuchar a Isaías y continúa con la presunta intención de mantener limpia su propiedad y la acera pública.

A la mañana siguiente, los vecinos vieron la calle cubierta de restos de los nidos, incluyendo varios huevos rotos y crías sin vida.

El Servicio de Protección de la Naturaleza, Seprona, de la Guardia Civil, inició una investigación de los hechos tras recibir la denuncia acompañada de un vídeo grabado con la cámara de un teléfono móvil.

La mujer deberá responder por cometer un delito según la ley que establece que la golondrina es una especie protegida, podría enfrentar una pena de prisión de seis meses a dos años por violencia contra animales, y además enfrentar cargos por no cumplir con el Estado de Alarma.

Generalmente la golondrina se puede alimentar de 850 insectos diarios, es decir de 60 insectos en una hora, eso equivale a 310.250 moscas y/o mosquitos al año.

Y es que derribar los nidos de las golondrinas no solo es ilegal porque se trata de una especie protegida, sino que se trata de un acto de extrema crueldad e indiferencia hacia estas aves.

Comparte esta noticia para apoyar a las organizaciones de conservación de la naturaleza que constantemente advierten sobre la importancia de la preservación de las aves y sus nidos, en especial a las especies protegidas.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!