Diva, la hermosa perrita que dejó a sus dueños atónitos con su parto excepcional

A muchos les gustan las familias numerosas, pero dar a luz no es nada sencillo. Tampoco lo es para las madres animales. Afortunadamente, la mayoría de los partos caninos no son tan dramáticos como los nuestros. Tu perra debería ser perfectamente capaz de ocuparse del parto por sí sola, siempre que la camada no supere los cinco o seis cachorros.

Pero, piensa lo extenuante que debió ser para nuestra perrita protagonista, traer 13 pequeños peludos al mundo.

Se trata de Diva, una American Stafford mestiza de 3 años y embarazada con una barriga gigantesca a punto de explotar. Por su parte, el orgulloso padre de las criaturas era un viejo Pastor mestizo de 13 años, llamado Joey.

Los dos comenzaron su propia historia de amor en junio de 2013… y terminó en un embarazo”, escribió su humano en una publicación en la que Diva está dando a luz a sus cachorros.

Al momento del masivo alumbramiento, la perrita fue colocada sobre unas toallas y, jadeando agotada comenzó su labor, acompañada de su humano que no la dejó sola ni a sol ni a sombra en ningún momento y siempre se mantuvo a su lado.

Al principio, con la llegada del primer vástago, la madre se sintió asustada y muy vulnerable, los nervios hicieron que intentara sentarse en medio del procedimiento, pero allí estuvo su humano para calmarla e impedir una complicación mayor.

“La ayudamos un poco, y después de que el primer cachorro salió seguro, Diva se calmó”, dijo su cuidador.

El hombre ayudó a su mascota abriendo los sacos amnióticos de los cachorros, mientras que Diva solo miraba a sus bebés, que instintivamente comenzaron a tomar la leche.

El primer perrito nació de varios colores. El segundo fue negro. Cada cachorro fue recogido con la mano para evitar que cayera sobre las toallas. Después de la ardua y fatigante labor de parto de esta valiente madre canina, 12 milagros llegaron al mundo, ya que, lamentablemente, uno de ellos murió.

Sin embargo, en el tierno video pueden verse las tiernas escenas de la orgullosa y feliz progenitora, lamiendo con amor y consintiendo a su hermosa y nueva camada. Una GRAN familia, en todos los sentidos.

Como también sucede para nosotros, el parto de una perra es laborioso. Pero la naturaleza es sabia y esta madre perruna, a pesar del tremendo esfuerzo, supo qué hacer gracias a su instinto.

Comparte esta bella historia con tus familiares, amigos y seres queridos, no olvides el sacrificio, la entrega y la importancia de una madre para todo el reino animal. Madre hay solo una.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!