La lucha por sobrevivir de un perrito tras ser enterrado vivo en un barranco

La casos de inexplicable crueldad humana, no por repetidos y cada vez sobrepasando límites insospechados, dejan de indignarnos y asombrarnos. Especialmente cuando los afectados son esos hermosos seres peludos que ante el abuso, sólo atinan a responder con más bondad aún.

Es el drama de un pobre perro mastín español de 12 años de edad, que ha sido hallado en condiciones deplorables en un olivar de la comarca de Cazorla, en la provincia de Jaén (España).

Tirado en un barranco, enterrado vivo, en estado de shock, sangrando por uno de sus costados, con una herida en el hocico…

La asociación animalista TARA fue alertada de la brutal maldad por unos agricultores, el pasado 4 de febrero. Tristemente, los hombres que lo vieron no se atrevían a hacer nada por el perro de gran tamaño, pensando que podía tener un comportamiento agresivo.

Su vida estaba en un abismo, con todas las heridas infectadas, solo, helado, hambriento, desnutrido…

Pero la vicepresidenta de TARA, Isabel, demostró que las mujeres muchas veces pueden ser más valientes y arriesgarlo todo cuando de salvar una vida se trata. La asociación compartió el video del momento en que encontraron al perro en medio de la escena más perturbadora.

«Es lo más difícil a lo que me he enfrentado en mi vida», clama Isabel.

TIRADO EN UN BARRANCO, ENTERRADO VIVO!ECHANDO SANGRE PODRIDA POR EL LOMO, CON LOS OJOS DESENCAJADOS DE DOLOR, ES DURO? PUES IMAGINAD LO QUE HA ESTADO SUFRIENDO ESTE POBRE DURANTE DÍAS!!LEYES MAS DURAS YA CONTRA ESTA PUTA PORQUERIA DE PERSONASQUE MONSTRUO HACE ESTO JODER!!!

Publiée par Asociacion TARA sur Mardi 4 février 2020

«Echando sangre podrida por el lomo, con los ojos desencajados de dolor, es duro. Imaginad lo que ha estado sufriendo durante días. Necesitamos leyes más duras contra esta porquería de personas. ¡Qué monstruo hace esto!»

El caso llamó la atención de numerosos medios locales y ha incendiado las redes. Al perrito lo llamaron Titán, precisamente por su titánica lucha por sobrevivir a pesar de haber sido enterrado vivo.

Sus rescatistas quedaron con el corazón destrozado al ver su carita de tristeza, y al mismo tiempo que con un alma tan llena de luz y de bondad, lo único que haya conocido sea los malos tratos.

Sus patitas traseras las tenía totalmente insensibilizadas por la cantidad de días que permaneció enterrado

Inmediatamente, fue puesto en manos de los veterinarios, que de momento han logrado sacarlo adelante.

La vida se abre paso y Titán está demostrando al mundo que al final del día el amor siempre triunfa sobre la perversidad. La asociación ha celebrado con gran alegría de que por fin ha logrado ponerse de pie.

Es un avance muy pequeño, pero es el mundo entero para Titán, y están seguros que logrará salir de ese infierno que quiso su dueño para él.

La asociación ha ido compartiendo los pequeños avances de Titán:

«Las heridas van curando, su estado de ánimo se aprecia más relajado, cercano y confiado. Qué alegría por favor, cuando el otro día lo vimos allí tirado, semi enterrado, echando sangre con pus a borbotones, resfriado, sin fuerzas y literalmente acojonado, se nos cayó el mundo encima», relata Isabel.

«Hoy estamos más que orgullosas de haber podido salvar a este ángel», agregó. Pero al mismo tiempo quiere que este caso, como tantos otros que presencia, cada día, sea un llamado a remover conciencias.

«Titán cariño, tu desdicha abrirá los corazones de muchas personas, y estamos convencidas de que servirá para que todos entiendan que sufrís muchísimo por culpa del ser humano, que sois mártires en manos de personas sin escrúpulos, y eso es ilegal, inmoral e inhumano. Basta ya de tanto daño y dolor, ¡No es justo!«, concluye.

Titán necesita el apoyo de todos, tiene un largo camino por recorrer y estas son las formas de enviar donaciones a la asociación TARA: ES20 3067 0072 9230 1629 3916 CAJA RURAL DE JAÉN. Paypal [email protected]

No te vayas sin compartir la dolorosa historia de Titán para que ayudemos a crear conciencia y nos convirtamos en los megáfonos de los que no tienen voz ¡Nadie podrá silenciarnos!