La vida de este gato pendía de un hilo y no les importó recorrer kilómetros para salvarlo

No imaginas cuántas mascotas han sido salvadas de un destino incierto gracias a las redes sociales. Precisamente porque muchos casos de abandono o riesgo importantes se exponen a diario en estos medios, algunos rescatistas no pierden de vista a estas plataformas.

Eso fue exactamente lo que le ocurrió a Rachel y a Joe, su novio, a quienes no les importó conducir por horas solo para salvar la vida de un gato que estaba en riesgo en una parada de descanso para automóviles, ubicada en una región remota de las montañas.

Este era el lugar justo en la frontera entre Idaho y Montana donde el gato había sido visto

Hace poco la página de Facebook de Bitter Root Animal Lost & Found publicó una petición en la que hablaban de un gato negro que deambulaba por el lugar sin rumbo. Rachel Burk dio con la publicación y no la pudo ignorar.

Cuando Rachel se enteró del gato que vivía en una parada de descanso cerca de la frontera entre Idaho y Montana, no pudo evitar el deseo de ayudar. Como la amante de los animales que es, Rachel siempre está feliz de ayudar a los necesitados. Incluso si se trata de un gato que estaba a más de 3 horas de camino de su hogar.

Una página en las redes sociales solicitaba rescate para este animal en riesgo

Desde su casa en Stevensville, Montana, Rachel y su novio, Joe Gordon se dirigieron al oeste. La parada de descanso donde estaba el gatito, se encontraba fuera de la autopista 90, cerca de la pequeña ciudad de Taft. Era la última parada de descanso antes de llegar a la frontera de Idaho.

Finalmente, luego de varias horas de camino, llegaron y pudieron ver al gato. Lo alimentaron, trataron de colocar trampas para capturarlo sin problemas, pero las cosas no salieron bien la primera noche.

Rachel y Joe trataron de llevar el gato a casa el primer día, pero todo fue inútil

Sin embargo, Rachel y Joe no fueron los únicos en interesarse por el bienestar de este gatito. Otras personas dieron con la historia y habían decidido tomar medidas para ayudar. Pronto Rachel se enteró que al menos tres rescatistas más habían estado intentando capturar al escurridizo gato, sin éxito.

El gato se acercaba a estas personas, agradecido por el alimento, pero en el último segundo, siempre lograba escurrirse. Mientras tuviera comida, los intentos por capturarlo eran inútiles. Necesitaban que estuviera un poco hambriento para que cayera en alguna de las trampas.

Rachel y Joe volvieron en un segundo intento y la naturaleza trató de jugarles una mala pasada. El gato parecía escondido entre la maleza, así que ella le hablaba y el minino respondía con suaves maullidos.

Decidieron dejar la trampa aquella noche, para ver si funcionaba, pero lo más sorprendente estaba por ocurrir.

El gato resultó ser bastante escurridizo

Cuando Rachel comenzó a alejarse, el gato salió de su escondite y empezó a seguirla. Al darse cuenta, ella recurrió a algunas golosinas y le siguió hablando hasta que finalmente… ¡lo atrapó!

Lo puso sobre una toalla en el asiento posterior de ese auto y este hermoso minino le dijo adiós definitivamente a su vida en la carretera.

Finalmente Rachel pudo capturar a Kitty y darle un hogar amoroso y seguro

El pequeño Kitty fue al veterinario, donde determinaron que estaba bastante bien de salud. A Rachel y a Joe le esperaba una sorpresa: el pequeño tenía un microchip y su amo vivía en Texas. ¿Cómo podía haber llegado hasta Montana?

Se comunicaron con el dueño oficial y él declaró que le había regalado el gato a alguien más, que aparentemente nunca lo quiso en realidad. Ahora, Rachel y Joe son los nuevos dueños de Kitty. Atraparlo fue una gran odisea, pero están convencidos de que valió la pena cada segundo invertido en el rescate.

A pesar de haber tenido familia en el pasado, Kitty fue abandonado

Si te sorprendió este rescate, compártelo con tus amigos en las redes sociales.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!