“Le habrán roto sus patitas, pero no su alma, ni su alegría, ni sus ganas de vivir”

A veces en la vida pasamos por situaciones difíciles y problemas tan complejos, que llegamos a pensar que no tienen solución. Sin embargo, esto no es cierto. Los problemas se acabarán el día que el corazón deje de latir, pero sí tienen solución, si no, no se llamarían problemas, ¿no te parece?

Para una mente humana sufrir un accidente que implique la amputación de alguna parte de tu cuerpo debe ser razón suficiente para llegar a la conclusión de que la vida ya se acabó, que no tiene ningún sentido seguir viviéndola, que ya no hay futuro…

Pero no, esto no es así. El camino continúa y quizá el pasar por un cambio tan drástico sea lo que te de la posibilidad de renacer y seguir creciendo.

De lucha, perseverancia y sacrificio sabe mucho este valiente perrito, que perdió sus dos patas traseras. No se sabe aún si por un infortunado accidente o una enfermedad, pero permanece totalmente vendado a partir de la mitad inferior de su torso y solo camina con sus patas delanteras.

No obstante, esto no le impide jugar y divertirse según sus posibilidades y tener la vida feliz de cualquier cachorrito. Su actitud siempre positiva ha sido la clave del éxito de la ejemplar mascota para hacer frente a las adversidades.

“Le habrán roto sus patitas, pero no su alma, ni su alegría, ni sus ganas de vivir”, fue la frase con la que compartieron el emotivo video publicado en redes sociales.

Este pequeño guerrero parece no tener consciencia de su condición física desfavorable

Las imágenes del sensacional y optimista animalito ya cuentan con más de 40 mil reproducciones, llenando las plataformas de esperanzadores comentarios hacia este animal.

“Dios lo bendiga, es todo un ejemplo de superación, su fuerza interior es implacable”, fue otro de los comentarios.

¡El hoy bípedo perrito podrá haber perdido sus patitas en condiciones desconocidas, pero jamás las ganas de vivir!

Lo más probable es que utilice un carro para transportarse, pero lo que sí es cierto es que, al mirarlo, sus ojos parecen expresar el más sincero agradecimiento de estar un día más en esta tierra, gracias también al amor de sus cuidadores que decidieron permanecer a su lado y escogieron luchar por y con él.

Es importante tener buena voluntad y no solamente fuerza de voluntad. El concepto de buena voluntad tiene que ver con la esperanza inquebrantable de que siempre hay una solución si estamos dispuestos a cambiar nosotros, no a los demás ni las circunstancias, que no están bajo nuestro control.

Por todo ello, te invitamos a compartir esta aleccionadora historia con tus amigos, y aunque a veces no veas una luz clara al final del túnel, sí la hay. El ímpetu por vivir de este perrito es una gran lección para el mundo.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!