Les ruega a sus vecinos que dejen de alimentar a su gata porque están afectando su salud

Iris es una hermosa gatita de pelaje gris que ha enamorado perdidamente a todos sus vecinos. La simpática minina cuenta con un hogar y una familia muy amorosa, pero adora salir de casa para tener grandes aventuras. La gatita es tan hermosa que todos los vecinos a los que visita no pueden resistirse y le regalan un plato de comida.

Iris es de raza británico de pelo corto.

Todo parecía ir de maravilla, pero la comida extra que recibe ha comenzado a causar estragos en su salud.

Sheena Wilson, la dueña de Iris, comenzó notar que algo no andaba bien cuando Iris a duras penas probaba un bocado de su plato. Durante el día había comido tanto en casa de sus vecinos y amigos que cuando volvía a su hogar se encontraba exhausta.

Iris vive en la ciudad de Exmouth en el Reino Unido.

Sheena se lo tomó con mucho sentido del humor y decidió no darle mucha importancia, pero durante una visita al veterinario recibió una clara advertencia: la salud de Iris estaba en juego y la traviesa gatita debía llevar una dieta más saludable.

“Me di cuenta de que alguien más la estaba alimentado porque a duras penas probaba de su plato, pero seguía aumentado de peso”, explicó Sheena.

Durante semanas, Sheena se esforzó y preparó una dieta balanceada y deliciosa para su gatita. Sin embargo, todo parecía ser en vano, Iris se negaba a dejar de comer en casa de sus amigos así que Sheena tuvo que tomar una nueva medida.

El exceso de peso en los gatitos puede generar problemas de diabetes y afecciones cardíacas.

La dedicada dueña no sabía exactamente cuál era la ruta de aventuras de la traviesa gordita, así que acudió a un grupo de Facebook de la Comunidad y les explicó detalladamente la situación de Iris.

“Esto se está convirtiendo un problema para ella porque sólo su cabeza entra por la puertita para gatos. Ella adora salir, pero ahora puede quedarse atascada y tiene que pedirnos que le abramos la puerta”, dijo Sheena.

Salir a merodear por el vecindario es una parte fundamental de la vida de Iris. Cuando la gatita no disfruta de su libertad comienza a sufrir de estrés, es por eso que Sheena no quisiera quitarle este privilegio pero debe asegurarse de que los vecinos no le den comida para que pueda cuidar su dieta.

“El exceso de comida puede afectar terriblemente su salud. Es algo muy serio”, comentó un usuario en las redes.

El veterinario explicó que la peludita debe ser sometida a una cirugía, pero para no podrán realizarla hasta que baje un poco de peso.

No podemos negar que Iris es una gatita adorable, pero su salud siempre será la prioridad. Comparte este caso para ayudar a crear conciencia sobre los problemas de obesidad en los animalitos.