Liberan al caballo moribundo que era obligado a tirar un carruaje y su recuperación es asombrosa

En la industria del turismo y el entretenimiento existen muchas cosas que necesitan cambiar, sobre todo el tipo de prácticas que incluyen la exposición de animales para lucrase con ellos; sin importar que la vida de estas criaturas se encuentre en peligro.

Ejemplo de esto son los tradicionales paseos a caballos o en carruajes, en los que los equinos son obligados a cargar grandes pesos para complacer a turistas.

Ese hecho no puede ser un secreto para nadie pero quizás haga falta que las personas conozcan de cerca estas situaciones para hacerse más consciente del daño que hacemos a estos animales.

Un claro reflejo de esta clase de situaciones es Rocky, uno de los tantos caballos que eran utilizados en Acapulco, México, para pasear a los turistas por el casco histórico, playas y demás lugares.

El equino estaba mal alimentado y tenía laceraciones en su cuerpo, causadas por el peso del carruaje que debía soportar a diario.

A los dueños del animal no les importaba exponerlo a largas jornadas con tal de lucrarse y llevaron su demacrado cuerpo al extremo, hasta el día que el equino se desvaneció en plena calle.

Por fortuna Rocky fue rescatado por un grupo de voluntarios organizados que se denominaron como No a las Calandrias de Acapulco, queremos bicitaxis, se trata de una fundación creada por Gretta Fuentes de María.

Esta mujer es oriunda de Acapulco y por años presenció los malos tratos que los equinos sufrían por la práctica turística y un buen día decidió levantar la voz.

Aunque los paseos en caballo o carruajes son típicos del lugar, en los últimos años se ha producido un cambio de mentalidad y Gretta es parte fundamental de este ello.

Por 12 años, esta mujer se encargó de ser una verdadera piedra en el zapato para todo aquel que jugaba con la vida de estas criaturas e incluso para las propias autoridades.

Es inconcebible no actuar frente al dolor de estas criaturas. nos alegra que alguien sí lo haya hecho.

El trabajo de esta fundación ya dio sus primeros frutos y el 10 de marzo de 2020 la Secretaria de Transporte del estado de Guerrero proporcionó a los trabajadores cuatrimotos, para que liberaran a los caballos.

Con estas donaciones ya no hay justificación alguna para utilizar a los caballos para este tipo de prácticas.

Entre los caballos liberados estaba precisamente Rocky y su recuperación en pocos meses es realmente asombrosa.

“Buenos días. La primera foto es del día que llegó Rocky a Cuacolandia. Fue el único caballo de las Calandrias de Acapulco que realmente pensé que iba a morir. Aparte de venir desnutrido, se golpeó en el transporte. La foto de abajo es del día de ayer, todavía tiene una larga recuperación pero tiene cuidados especiales y ya va de salida», informó la cuenta.

La recuperación que ha dado Rocky en pocos meses es realmente impresionante y nada de esto hubiese sido posible sin el esfuerzo de gente comprometida a la que sí les importa la vida de los más indefensos. Son numerosos los casos de malos tratos que se esconden detrás de diversas atracciones turísticas pero es necesario que la gente presione y denuncie para que todo esto se detenga.

El dolor de ninguna criatura puede negociarse, comparte la historia de Rocky y anima a tus amigos a no ser parte de estas descabelladas prácticas. ¡La ida de toda criatura es importante!

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!