Llena de garrapatas y con un enorme tumor colgando la tiraron a la calle, sólo esperaba su final

Los perros también saben cómo apoyarse en los peores momentos, es por esto que cuando una perrita llamada Minks fue dejada a su suerte en las calles, una de las cosas que la ayudó a mantenerse con vida fue la amistad que le brindó otra callejera.

Minks y Orchid son las protagonistas de esta historia. Orchid parecía ser una perrita más joven y su salud no parecía estar comprometida, pero tratándose de su compañera, las cosas eran muy distintas.

llenas de parásitos y hambrientas, estas perritas esperaban su final

Lo que llamaba la atención a simple vista de Minks era su dificultad al caminar.

Cualquier podría haber pensado que este problema se debía a que era una perrita de baja estatura con patas cortas, pero si mirabas mejor, el descubrimiento era terrible.

Minks tenía un enorme tumor en su estómago. La protuberancia era tan grande que se arrastraba por el suelo mientras ella caminaba.

La perrita requería de ayuda lo antes posible y los vecinos decidieron hacer algo.

La emotiva historia de Minks y Orchid conmueve a cientos en todo el mundo

Llamaron a un grupo de rescate local y muy pronto un par de personas llegaron al lugar para ver de qué forma podían ayudar a las perritas. Pronto notaron las condiciones de Minks, que no conforme con el tumor, también estaba cubierta de pulgas y garrapatas.

La joven rescatista se aproximó a las perritas, que a simple vista parecían amigables. Al menos las encantó dándoles de comer una hamburguesa al tiempo que les decía palabras dulces. En pocos minutos, Minks y Orchid estaban dispuestas a seguir a su benefactora a donde fuera.

Era un fortuna que todo hubiese sido tan sencillo. Tras algunos minutos, ambas perritas estaban en una jaula transportadora en camino hacia una vida mejor. Ambas recibieron un buen baño, pero el de Minks fue muy especial.

Una de las voluntarias del refugio de mascotas tuvo que dedicar horas a retirar de la piel de Minks todas las garrapatas que tenía sobre su cuerpo. Para la tediosa tarea usó una pinza. La colmó de satisfacción ver que la perrita estaba limpia.

Puedes ver la cantidad de garrapatas que había sobre el cuerpo de Minx

Luego del baño, Minks y Orchid durmieron profundamente en camas blandas. ¿Quién sabe cuánto tiempo habían estado en las calles, privadas de este derecho? Era conmovedor ver cómo tenían la oportunidad de relajarse, luego de vivir sometidas a tantos peligros.

Sin embargo y aunque las cosas parecían prosperar, a Minks aún le quedaba un gran desafío por delante: su tumor.

Limpia y con la barriguita llena, durmió como nunca

Por suerte para esta sobreviviente, pudo llevarse a cabo una cirugía que la libró para siempre de este problema, brindándole la oportunidad de vivir sus últimos años feliz.

La historia de Minks y Orchid no tardó en hacerse conocida, por eso la familia perfecta llegó a las vidas de ambas. Fueron adoptadas y ahora viven felices, acogidas por personas dispuestas a amarlas incondicionalmente.

Ahora Minks y Orchid viven una vida maravillosa

Estos rescates merecen ser compartidos, ¿no lo crees?

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!