Lleva a su mascota en la mochila para que no se quede sola en casa pero descubren su secreto

Sin duda alguna, los niños y las mascotas forman un vínculo tan especial que a veces pude parecer incomprensible. Sin embargo, solo basta ver los pequeños actos de amor que nuestros pequeños hacen con sus mascotas para entender que lo único que quieren es protegerlos. Si te queda duda, te contamos la historia de Bella Sellers, una pequeña niña de once años de Florida que acaba de comenzar su nuevo año escolar.

Sellers comenzó a cursar sexto grado.

Bella, como muchos otros niños estaba emocionada por ir a la escuela, pero había algo que le preocupaba mucho, un pequeño ser muy especial para ella que de una u otra forma era un secreto y optó por guardarlo muy bien en su mochila. Jango es la mejor amiga de Bella, un increíble dragón barbudo que con el paso del tiempo se han convertido en una pareja inseparable. Tiffany Kennedy es la madre de la pequeña Bella, al respecto comenta:

“Él duerme con ella todas las noches… Él va a donde quiera que vayamos. Le encanta estar rodeado de personas”.

Con el inicio del año escolar esta hermosa pareja ya no disfrutaría de la mutua compañía, Jango se quedaba en casa con su padrastro, quien es un hombre retirado y cuidaba de la tierna lagartija, mientras Bella iba a la escuela. Sin embargo, un día el hombre tuvo que asistir al médico y por lo tanto, no podía llevar a la mascota así que la dejó en casa.

En la escuela donde estudia Bella no se admiten animales furtivos.

Bella se enteró del incidente y no le pareció la idea que su adorada mascota se quedara sola en casa y decidió actuar. Al día siguiente para ir a la escuela buscó su mochila, acomodó una pequeña almohada, una manta, y algo de comida para su fiel amigo Jango. Juntos emprendieron el camino a la escuela logrando pasar todo el día, por varios días compartiendo sin interrupciones.

Los dragones barbudos son lagartos dóciles y amigables.

Todo marchaba bien hasta que al quinto día la profesora de Bella descubrió su gran secreto. Desde luego llamaron a los padres de la niña quienes entre el susto y la preocupación no tuvieron más opción que reírse del pequeño plan que no pudo seguir ejecutándose. Ese día, Bella y Jango se abrazaron fuerte para dormir, como es costumbre.

En los últimos años han ganado popularidad como mascotas.

La ingeniosa Bella solo quería estar siempre con su adorada mascota, aunque eso involucrara alterar las reglas de la escuela. Afortunadamente, no hubo sanciones mayores dejándonos una conmovedora historia de desafío de una dulce niña que no le importaba nada con tal de estar con su mascota.

¡No te vayas sin compartir esta historia en tus redes y coméntanos todo lo que has hecho por estar con tu mascota!

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!