Llora de tristeza y se niega a comer tras ser devuelto solo 3 días después de ser adoptado

Los perritos son seres nobles y por ende les es muy fácil encariñarse con alguna persona que les demuestre un poco de amor o afecto. Este es el motivo por el cual sueles seguir a los transeúntes o no apartarse de tu lado cuando vas a su casa de visita.

Los canes están siempre listos para dar amor.

El asunto se vuelve aún más intenso cuando hablamos de un peludo sin hogar, pues tras vivir calamidades en las calles ellos se entusiasman con cualquier humano que les preste una pisca de atención.

De tal modo le ocurrió a Pacho, pero lamentablemente a él no le pagaron con la misma moneda.

El can tiene menos de un año.

El pobre Pacho dejó muy contento la perrera de Apulia (Italia), en la que había vivido los últimos meses, después de que una familia decidiera adoptarlo.

Todos en el lugar compartían el entusiasmo del peludo, pues tener un hogar era casi un sueño para él. Pero el cuento se convirtió en una pesadilla cuando el can fue nuevamente rechazado.

Sólo tres días después de haber sido adoptado, Pacho fue devuelto a la perrera.

El cachorro fue dejado por la familia en el mismo lugar en el que lo adoptaron y estas personas no dieron mayores explicaciones sobre la causa de la devolución.

Como si la criatura fuese un juguete, lo regresaron a la jaulita frente a la que le habían jurado brindarle un hogar.

El perrito no entiende qué sucedió y toda esta situación lo tiene bastante desanimado y triste.

Pacho ha dejado incluso de comer por la desilusión, antes de pasar por este amargo momento pesaba 23 kilos y ahora pesa 20. El pobre animal ha perdido 3 kilitos en cuestión de semanas. 

“Hoy la situación es preocupante: se niega a comer, sigue adelgazando, se lame la nariz repetidamente, llora y se desespera todo el tiempo”, reveló Erika Niccolai, cuidadora de Pacho en la perrera.

Estas personas quizás no estaban seguras de la adopción y no quisieron lastimarlo pero no saben las repercusiones tan tristes que han tenido en la vida de este animalito.

Pacho no se explica por qué no lo han ido a buscar de nuevo, ni la razón de su nueva estadía en el lugar.

Como él, muchos peludos pasan por esta triste situación.

El comportamiento del animalito mantiene alerta a todos en el lugar pues el can se ha vuelto también tímido. En el pasado solía jugar con sus compañeros de perrera pero parece que ahora no tiene humor para divertirse.

Los cuidadores esperan encontrar pronto a una familia responsable que realmente desee quedarse con él y brindarle el amor que tanto merece.

La historia de Pacho es reflejo del egoísmo humano, ningún animal debería sufrir abandono, por favor comparte este caso y ayúdanos a crear conciencia. ¡Adopta cuando estés totalmente seguro!