Lo abandonan con un bozal, marcas de quemaduras de cigarro y sólo responde a comandos en alemán

Nadie puede negar que nuestros amigos peludos son seres realmente muy inteligentes, tener un perro es tener una compañía para toda la vida. Ellos son seres muy sensibles y solidarios, especialmente con sus seres queridos.

Los perros tienen una increíble capacidad de aprender, ellos entienden muy bien los patrones de comportamiento por medio de sonidos específicos de un idioma. Así lo demuestra Héctor, un perro Bulldog que todo lo que había aprendido era en alemán.

Hector fue abandonado en un refugio del Reino Unido sin entender un solo comando en inglés.

Este cachorro fue atado a las puertas del centro de la Real Sociedad para la Prevención de la Crueldad contra los Animales (RSPCA). Cuando el personal lo encontró tenía puesto un bozal y marcas de quemaduras hechas con cigarro en todo su cuerpo. 

Son muchos los estudios que avalan que los perros realmente no solo entienden el lenguaje humano, sino que también lo relacionan con el estado de ánimo según el tono de voz.

Sin embargo, hay algo que va más allá y es el amor que siempre caracteriza a estos animales.

Los cuidadores del RSPCA se encargaron de él y al descubrir que el auto que lo abandonó tenía matriculas extranjeras el personal intentó comunicarse con él en varios idiomas, rápidamente se dio cuenta que el perro respondía al alemán.

Hector es un cachorro muy inteligente y con una amplia capacidad de aprendizaje.

Hector fue llevado a un centro de entrenamiento liderado por el mismo RSPCA en West Yorkshire con el fin de comenzar a enseñarle ciertos comandos en inglés.

Este cachorro tenía una muy buena base aprendida por lo que solo haría falta enseñarle lo mismo, pero en otro idioma.

Hector aprendió rápidamente alcanzando incluso a los otros perros del centro en tan solo algunas semanas.

Lucynda Hodgson, encargada de cuidado de animales en el centro dijo que era un peludo extremadamente inteligente y cariñoso.

“Realmente es un bebé grande, le encanta correr por exterior y jugar con sus pelotas de tenis gigantes. Es tan adorable y gentil”, dijo Lucynda.

El personal del centro cree que Hector había tenido poco contacto con el mundo exterior ya reaccionaba con asombro al tráfico o la gente extraña en las calles, afortunadamente se ha ido adaptando poco a poco.

Este perro es tan noble que se deja guiar con mucha confianza, a pesar de los malos tratos que pudo haber recibido.

Se presume que muy pronto ya estará listo para tener nuevo dueño, todos creen que encontrará una nueva familia rápidamente, ayudémoslo compartiendo su historia