“Lo único que pensé fue salvar a mi bebé”– Se enfrenta a un oso de 150 kg que atacaba a su perro

En ocasiones, las celebraciones como las del Día de Acción de Gracias, pueden salirse de control y terminar en encuentros físicos. Pero, al humano de un hermoso perrito pitbull no le importó meterse en problemas con un enorme oso de más de 150 kilos para salvar la vida de su mejor amigo.

Su amistad es incondicional

Cuando Buddy, un pitbull de 40 kilos, se encontraba jugando fuera de su casa en Grass Valley, California, jamás imaginó que se encontraría indefenso ante un colosal oso que estaba dispuesto a arrebatarle la vida.

Afortunadamente, su humano, Kaleb Benham, se percató de los ruidos extraños que provenían de su jardín y de inmediato corrió para averiguar qué estaba sucediendo. Al estar fuera escuchó un gran gruñido y se encontró con la terrible imagen de su perrito siendo embestido por el oso.

“Escuché un gruñido, miré a unos 30 metros hacia abajo, y el oso lo arrastraba, tenía su cabeza en la boca”, señaló Kaleb.

Sin pensarlo dos veces, Kaleb se abalanzó sobre el imponente mamífero, tomándolo con todas las fuerzas que tenía para alejarlo de Buddy. Su único objetivo era salvar la vida del canino, a quien considera su pequeño bebé.

“Honestamente, lo único en que pensé fue salvar a mi bebé. Simplemente corrí allí, choqué contra el oso, lo abordé, lo agarré por la garganta y comencé a sacudirlo en la cara y el ojo hasta que se soltó”, recuerda Kaleb.

Después del cruento encuentro, Kaleb aún debía enfrentarse a la problemática de encontrar atención veterinaria de emergencia para Buddy, algo especialmente complicado considerando que todos los lugares estaban cerrados por la contingencia del coronavirus.

Necesitaba ayuda de emergencia

El perrito necesitaba una cirugía de emergencia y Kaleb logró encontrar ayuda en el Mother Lode Veterinary Hospital. Fue necesario insertar grapas, puntos y tubos en la cabeza del dócil pitbull para mantenerlo con vida.

La operación duró 3 horas y media

La intervención quirúrgica fue todo un éxito y ahora Buddy continúa recuperándose lentamente del encuentro que probablemente jamás olvidará. El oso ha vuelto a la propiedad en repetidas ocasiones, pero Kaleb ha logrado resguardarse del feroz animal.

Aunque el oso está más que empeñado en obtener alimento, Buddy puede estar convencido de que el humano que lo rescató de un refugio hace 4 años haría cualquier cosa por él. Para Kaleb su perrito es como un hijo y daría su vida para protegerlo.

Su acción y entrega es digna de admirar

Historias como estas nos recuerdan que aún existen muchas personas de buen corazón en el mundo, que aman profundamente a los animales y que no dejarán que nada les haga mal. Enhorabuena por Kaleb y su amado Buddy.

Contagiemos el amor hacia los animales a todo el mundo. No te vayas sin compartir.

Más noticias sobre: