Loro rescatado vuelve a ser feliz gracias a su nuevo pico completamente artesanal

Un loro sin su pico está expuesto a un gran peligro, ya que es algo de vital importancia para esta especie. Su pico es como una herramienta multiusos, con él comen y trituran alimentos, escalan, se sujetan y manipulan objetos, además gran parte del sentido del tacto lo poseen en la punta del pico.

Un loro tiene un pico nuevo tras ser rescatado.

loro

Por ello, cuando un grupo de profesionales de un centro de rehabilitación de animales supieron de la historia de un loro que tenía su pico en malas condiciones, no dudaron en brindarle toda la ayuda que necesitaba.

El rescate ocurrió en Brasil cuando los trabajadores de Renascer ACN lograron darle una nueva oportunidad al loro.

Su pico estaba tan dañado que ponía en riesgo la vida del ave.

Sabemos que un pico sano y fuerte es de vital importancia para que los loros puedan vivir en su hábitat natural, pues lo utilizan para la mayoría de las actividades. Afortunadamente, este loro fue rescatado a tiempo y lograron darle un pico nuevo utilizando una prótesis.

Paulo Roberto Martins Nunzia, fundador del centro de rehabilitación, contó que gracias al maravilloso equipo de veterinarios lograron reconstruir un pico perfecto para este loro.

Un pico sano es clave para la calidad de vida de los loros.

Cuando el loro fue encontrado había perdido casi la totalidad de su pico, su estado de salud era muy delicado, es posible que no haya comido en mucho tiempo por lo que estaba desorientado y muy débil.

Afortunadamente, sus rescatistas estaban dispuestos a salvarlo, gracias al increíble trabajo de la veterinaria María Ángela Panelli Marchió este valiente loro puede disfrutar de un nuevo pico.

 “La Dra. María Ángela Panelli Marchió ayuda a los animales rescatados en estado crítico y les da la oportunidad de sobrevivir y regresar a la naturaleza. Se especializa en ortopedia animal y rehabilita animales heridos con prótesis de resina plástica hechas a mano”, dijo Paulo Martinz.

Un gran equipo de especialistas realizó un nuevo pico con material altamente resistente.

Cabe destacar, que el pico de los loros es muy diferente al del resto de las aves, en otros volátiles el pico es una continuación del esqueleto, mientras que el de los loros la parte superior e inferior se mueven de manera independiente lo que les permite ejercer mayor fuerza para partir alimentos o sujetarse de alguna rama.

Se dice que el pico del loro es como su tercera pata.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Renascer Acn (@renasceracn)

Es por ello, que era de vital importancia construirle un nuevo pico al loro, de lo contrario, sus posibilidades de sobrevivir eran muy bajas.

Con una técnica completamente artesanal le realizaron una prótesis que sin duda, prolongara su vida. Al respecto Paulo destacó:

“El proceso es completamente artesanal. El material utilizado, el polimetilmetacrilato, tiene endurecimiento rápido (de tres a cinco minutos), es tan resistente que es necesario quitar con una sierra”.

La intervención duró unos minutos, finalmente cuando el loro despertó ya tenía su pico nuevo, si bien fue necesario un proceso de adaptación disfrutaba cada experiencia, poco a poco se fue acostumbrando a su nuevo pico y ahora lleva una vida completamente normal. A través de una publicación dieron a conocer la gran noticia.

“Buenas tarde familia, hoy nuestra muñeca tiene un pico nuevo, ¡gracias a Dios la cirugía fue un éxito! Gracias Dra. María Ángela Panelli Marhió por ser parte de RENASCER ACN, y por ser una profesional tan delicada y cariñosa, el pico quedó perfecto, ¡Felicidades!”

Sus cuidadores aseguran que si bien la prótesis es muy resistente con el tiempo se deteriora, por lo que prefieren tener al loro a su lado y brindarle toda la ayuda que necesita. Ahora de disfruta de una nueva vida en el centro de rehabilitación rodeado de amor y de todos los cuidados de sus nuevas personas favoritas.

Gracias a quienes se dedican a transformar vidas y dar segundas oportunidades cuando se creía todo perdido. Sin duda, ¡los buenos somos más!