Los criadores lo abandonaron por no ser “vendible” pero ahora es toda una celebridad

Durante años, los criadores de perros se han esforzado por mantener los estereotipos sin velar por la salud de los peluditos. Varios estudios han demostrado el peligro que significa que los perritos sean constantemente cruzados con otros de su misma raza, ya que se refuerzan características genéticas que dejan su vida en peligro.

Lamentablemente, todo esto es ignorado una y otra vez. Especialmente si se trata de personas que han logrado hacer un negocio a costa de los perritos. Unos criadores que se especializan en perritos de raza Pomerania quedaron en shock cuando un cachorrito lucía mucho más grande y peludito que el resto de sus hermanos.

Al parecer, no cumplía con las características para ser conocido como un Pomeranio así que no podían venderlo. El peludito era hermoso pero fue rechazado por sus dueños y decidieron simplemente entregarlo a un refugio. Lucía como un adorable osito bebé pero los criadores no podían verlo como algo más que una mercancía.

Fue así como Bertram tuvo que pasar un par de meses en un refugio de Oklahoma. A pesar del inagotable trabajo de los rescatistas; estos lugares no son los apropiados para que un cachorro crezca.

Necesitan recibir atención especializada tanto como sea posible y pueden llegar a sentirse muy solos al permanecer la mayor parte del día en espacios muy pequeños. Por fortuna, Bertram logró robarse el corazón de Kathy Grayson y pudo conocer la bonita vida que todos los peluditos se merecen.

Kathy estaba buscando una mascota a través de una página web y una vez que vio al hermoso peludito supo que era el indicado para ella. Ahora, vive junto a él en Nueva York y su pasatiempo favorito es tomar fotos al hermoso Bertram.

El pequeño se roba las miradas de todos y ha causado tanto furor que ya es conocido como toda una celebridad en las redes. La razón por la que lo rechazaron durante sus primeras semanas de vida, se ha convertido precisamente en su característica más peculiar y más adorada por todos.

“Se parece mucho al osito de la película Paddington. Muchos lo ven y señalan el parecido. Hay quienes creen que realmente es un oso bebé”, dijo Kathy.

Ahora, el adorable peludito pasa sus días conociendo a un sinfín de admiradores en la galería de arte donde trabaja su mamá. Es increíble pensar que alguien pudo rechazar y dejar a un lado a un perrito tan hermoso como Bertram.


Su historia es un recordatorio más de que debemos promover la adopción y rechazar contundentemente la venta de mascotas.

¿Qué opinas de este hermoso peludito que luce como un oso? No te vayas sin compartir al adorable Bertram que seguramente dejará a muchos con una gran sonrisa en el rostro.