Dos gatitos gemelos luchaban por vivir y se amamantaron entre sí para consolarse mutuamente

Dos gatitos gemelos sorprendieron a sus rescatistas con su gesto desesperado de amamantarse mutuamente para salvar su vida.

La Liga de Bienestar Animal de Arlington, un rescate de animales en Arlington, Virginia, acogió una camada de gatitos huérfanos que necesitaban cuidados de crianza. Entre ellos, dos hermanos estaban en mal estado y requerían atención y cuidados adicionales, las 24 horas del día.

Lauren Strycula, una voluntaria adoptiva de su programa Kitten College, se ofreció a ayudar. Ella y un compañero voluntario trabajaron juntos para garantizar que todos los gatitos de esa camada tuvieran la oportunidad de luchar para prosperar.

Los gatitos gemelos recibieron toda la ayuda necesaria en el momento justo

gatitos

La primera semana con los dos gatitos fue toda una montaña rusa. Luchaban por comer del biberón y tenían problemas de salud que les impedían descansar lo suficiente. Los hermanos se abrazaron el uno al otro para consolarse durante todo este tiempo.

Inmediatamente, ambos gatitos comenzaron a tomar medicamentos y, felizmente, solo pasaron unos días antes de que las cosas empezaran a mejorar. Pudieron ver una diferencia notable en sus estados de ánimo, y los niños finalmente comenzaron a ganar peso significativamente.

Se tienen el uno al otro y eso fue suficiente para que prosperaran juntos

Jace, el más débil de los dos, se recuperó como un campeón. Se agarró a la botella con éxito y engulló la comida como si no hubiera un mañana. Lauren, conmovida, sintió una emoción enorme al ver al gatito alimentarse con entusiasmo.

La energía de Jace inmediatamente contagió a su hermano Jax, quien estaba motivado a comer tanto como su compañero. El dúo comenzó a empacar los gramos necesarios para crecer y ganar fuerza. Sus personalidades también comenzaron a brillar.

Estos hermanitos saben cómo darse amor y compañía en los momentos más duros:

Cariñosamente, Lauren llama a Jace “su pequeño bicho raro” porque tiene la personalidad más tonta. Siempre les hace reír con sus tontas posiciones para dormir y sus extravagantes travesuras.

Mientras que Jace es el que hace travesuras y exige constantemente afecto, Jax es el gemelo más suave y tiene un temperamento muy dulce.

Los dos se complementan perfectamente como yin y yang.

Los gemelos comenzaron a amamantarse entre sí para consolarse, un hábito que se ve a menudo en los gatitos huérfanos. Por suerte, Lauren lo notó a tiempo y cortó de inmediato el hábito, que puede ser perjudicial tanto para el animalito que lo da, como para el que lo recibe.

Mientras vigilaba a los gatitos, Lauren recibió ayuda de un juguete de peluche, acertadamente llamado Snuggle Lamb, y lo colocó entre los gemelos para que pudieran mejorar este hábito y estar a salvo.

Este peluche ayudó a los chiquillos a abandonar un hábito que pudo causarles mucho daño

Ahora, a las cuatro semanas de edad, Jace y Jax están abandonando ese hábito a medida que avanzan hacia su siguiente etapa en la vida. Los chicos están constantemente jugando entre ellos.

Jace, el revoltoso, mantiene a su hermano muy ocupado. Constantemente quiere jugar y no acepta un «no» por respuesta. Los gemelos están prosperando en hogares de acogida. Lauren y su familia celebran sus hitos semanales y están muy orgullosos de lo lejos que han llegado.

Ahora este par de traviesos van en vías a una vida feliz

Afortunadamente, ambos hermanitos encontraron el amor y la dedicación de almas dedicadas que supieron detectar a tiempo su peculiar hábito que pudo ser perjudicial para su recuperación. Pero lo realmente adorable es ver cómo se aferraron el uno al otro, como si supieran que el amor fraternal sería su receta infalible para prosperar, y así sucedió…

La manera en la que estos hermanitos lograron quedarse entre nosotros con amor y entusiasmo, merece ser aplaudida. ¡Bravo, guerreros!

Más noticias sobre: