Tras 46 años soportando las cadenas, ciega y temorosa, da sus primeros pasos hacia la libertad

Aunque es un término no reconocido por la RAE, entendemos por animalista a una persona que defiende y promueve los derechos de los animales. Con la finalidad de establecer normativas de carácter permanente en favor de ellos, durante los últimos años se ha creado una gran cantidad de colectivos animalistas.

En los últimos 10 años, creo que se han logrado resultados sorprendentes en esta materia, considerando que hace 300 años los animales carecían de toda clase de derechos, llegando a ser mancillados tan solo por diversión o lucro personal.

Sin embargo, la explotación animal es aún hoy en día un problema serio que debemos enfrentar. Mientras escribimos, y nos lees, más de 3.000 animales mueren asesinados cada segundo por culpa de la crueldad humana.

Karma es una elefanta que ha vivido una vida llena de carencias e injusticia. Una vida que ni ella ni nadie merece. Tiene 46 años, de los cuales ni uno solo en libertad; quedó ciega de ambos ojos mientras estaba en cautiverio, por lo que sus captores la utilizaban como un instrumento para conseguir dinero o para transportar cargas pesadas.

Karma y sus primeros pasos a la libertad

El paquidermo, luego de toda una vida a la sombra clamaba por ayuda, hasta que esta llegó de manos de los expertos naturalistas de Wildlife SOS, quienes a través de su hogar Elpehant Care and Conservation Center ubicado al norte de la India, han rescatado al pobre animal.

“Pudimos llegar hasta la elefanta y rescatarla de su cautiverio. Al principio, y como es natural, desconfió de nosotros, pero, con paciencia, logramos que se calmara”, dijo una de las voluntarias del centro para la preservación de las especies.

Pero, dentro de lo triste y vergonzoso de la situación, siempre es grato saber que los buenos son más, ya que la asociación proanimalista, no solo se encargó de salvarle la vida a esta dulce trompuda, sino que, además, a través de sus cuentas en las redes sociales reunieron algunas ganancias destinadas a la salud de esta gigante.

De acuerdo a la asociación, soportar el tráfico, el largo tramo y el calor agobiante fue una experiencia bastante traumática para Karma y el equipo.

Karma ahora encontró su verdadero hogar

Además, Karma estaba inquieta, por lo que el traslado no fue nada fácil, sobre todo si consideramos que, después de tanto sufrimiento, el animal ya no confiaba en nuestra especie. No obstante, cuando llegaron al refugio lograron hacerla bajar del vehículo.

Afortunadamente, hoy en día, tras un largo proceso de convalecencia, a Karma se la ve mucho más segura y feliz. Ahora cuenta con amigos, cuidadores especiales que no tienen ninguna intención de herirla, todo lo contrario, tratan de mejorar su calidad de vida y de darle el amor que por tanto tiempo le fue esquivo.

“La respuesta del público ha sido muy positiva. Contamos con muchas personas solidarizadas con la causa de Karma que nos han ayudado y continúan haciéndolo”, recalcó la voluntaria.

Estos extraordinarios seres humanos realizan una labor que debemos agradecer eternamente. Hacen un alto en sus vidas cotidianas para dar lo mejor de sí en función de un solo objetivo común: mejorar la calidad de vida de los animales.

We fulfill our promises! Here's the much awaited video of Karma's introduction to Holly and Kalpana and her welcome into their group. The three peacefully amble and graze greens on the banks of the Yamuna river.They have grown quite close to each other and one can find them together from dawn to dusk as they share thoughts and stories amidst soft rumbles.Karma is easily identifiable as the tallest amidst Kalpana and petite little Holly. #wildlifesos #elephantconservation #rescueandrehabilitation

Publicada por Wildlife SOS en Jueves, 27 de febrero de 2020

En verdad hay mucho por hacer aún, pero entre todos y con respeto hacia los demás, seguro que podremos seguir beneficiando a los animales. El animalista empieza por uno, sin estar pendiente de lo que hacen los otros. Si lo malo se pega, lo bueno también.

Comparte esta valiente historia de amor hacia los animales con tus familiares y amigos. Nunca debemos perder la esperanza, creo que cada uno y a nuestra manera, está aportando a la causa y creando conciencia sobre el tema.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!