Lulú, la perrita labrador que fue despedida de su trabajo porque ya no quería buscar bombas

Es una historia laboral canina que puede inspirar a muchos sobre las decisiones que tomamos acerca del trabajo al que nos vamos a dedicar, ¿Nos gusta realmente lo que hacemos? Si estás en un trabajo que no te satisface, no es para ti.

La realidad es que los perros también trabajan y les brindan un servicio a la sociedad además de ser los mejores y fieles de los amigos. Ahora bien, el detalle está en que disfruten mucho de la labor que realizan, el entrenamiento y la recompensa que reciban por su esfuerzo.

Lulú es una perrita labradora de pelaje negro que comenzó como una gran promesa dentro del nuevo grupo de cachorros que fue incorporado al Programa de Entrenamiento de Detección de Explosivos K9 de la CIA (Central de Inteligencia de EE.UU). Sin embargo, esta perrita entrenada para detectar explosivos acaba de quedarse sin empleo porque ya no le interesaba buscar bombas.

“Simplemente no era su trabajo”, explicaron en la CIA, estamos tristes de anunciar que Lulú ha sido retirada del programa.

Para los entrenadores es primordial que los perros disfruten del trabajo que están haciendo, en ocasiones un cachorro tiene éxito y aprende bien a detectar los olores de los explosivos, pero el caso de Lulú deja en claro que esa no es vida para ella.

Vas a querer saber lo que hicieron con Lulú.

En su cuenta oficial de Twitter, la CIA publicó en detalle relatando las razones por las que Lulú no estaría en el programa de perros rastreadores, del Cuerpo K-9.

Incluso una vez finalizadas las pruebas, estos inteligentes chicos nos hacen saber que este trabajo no es para ellos.

Pocas semanas después de su programa de entrenamiento, Lulú empezó a dar señales de que no estaba interesada en detectar el olor a explosivos.

Pero parecía que la vida en la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos era algo que no estaba destinado para Lulú.

Cuando esto sucede, bien sea por jubilación, el controlador o la familia pueden elegir adoptarlos. Afortunadamente, la mayoría elige hacerlo, los perros son sus socios y amigos, son aceptados como miembros de su familia.

La historia tiene un final feliz, ya que después de anunciar que Lulú no estaba en el programa, su entrenador la adoptó y ahora ella está teniendo la vida de perro que quería, recibiendo todos los mimos de él y su familia.

Ahora disfruta sus días jugando con los niños en la casa, olfateando conejos y ardillas en el jardín del patio trasero.

Sin embargo, todavía el entrenador estaba necesitando un compañero. Y lo presentaron, ¡Un nuevo cachorro se unió a la clase! Se llama Heron, mejor conocido como Harry, es un chico enérgico que le encanta saltar y jugar, con un poco más de un año de edad, es ahora el más joven de la clase y desde la primera lección hizo saber a todos que esa vacante era para él. Muy animado aprende las tareas disfrutando su entrenamiento, está listo para ponerse al día y alcanzar al resto de la clase.

Aquí esta Lulú y su “hermano” Harry

Sabemos que los perros por su raza tienen un mayor potencial para desempeñar determinadas tareas, sin embargo, cada uno tiene su propia personalidad y dones.

Desde siempre los peludos nos han ayudado y su labor es admirable. La mayoría de los perros que forman parte del equipo son principalmente labradores, Golden Retrievers, y pastores alemanes, seleccionados por entrenadores de CIA de Puppies Behind Bars. Estos buenos chicos trabajan incluso cuando están lejos de la oficina, siempre están de guardia, explicó la CIA en su sitio web.

Ya ha pasado que un perro ha sido retirado antes de lo esperado, tal es el caso de Vidar, un belga que después de dos años de servicio buscando bombas y armas junto con el ejército británico en la provincia de Helmand, de pronto se volvió tímido y le asustaban los ruidos fuertes, su jubilación fue la inspiración de un libro.

Gavel, como miembro de la policía no quería enfrentar el crimen sino conseguir amigos, afortunadamente después de haber suspendido del entrenamiento de cachorros en Queensland. Fue criado en la residencia oficial del gobernador de Queensland, Australia y ahora se lo conoce como Gavel VRD, “Vice-Regal Dog”.

“Extrañaremos a Lulú pero fue la mejor decisión para ella”

Clarin / CIA.gov

Y es que a los perros hay que dejarles ser lo que quieran cuando se trata de perseguir sus sueños, por eso te invitamos a compartir la historia de Lulú y por todos los peludos que por su inteligencia y gran capacidad de aprender nos hacen ver el valor de ejercer este derecho.

¿Te gustó?

EL VIDEO DEL DIA

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!