Nadie podía ver a Lulú, una perrita que pasó 5 días llorando de miedo atorada en un desagüe

Momentos de angustia e incertidumbre van aumentando con el pasar de los días, principalmente para este pequeño animal que lo está pasando bastante mal atrapado en un hoyo sin poder salir. Aunque ladra incesantemente pidiendo ayuda, su familia no ha podido encontrarlo.

Esta perrita llamada Lulú vivió una terrible experiencia al entrar accidentalmente en un desagüe de aguas residuales cerca de su casa, en Ituporanga, al sur de Brasil.

Llevaba cinco días atrapada en una tubería subterránea, su intento de moverse a través de una estrecha abertura para tratar escapar empeora la situación. La brecha estaba a unos 50 metros de donde Lulú entró por primera vez y alrededor de un metro de profundidad en el suelo.

“Los residentes escucharon los gemidos, preocupados trataron de buscar el lugar donde provenían, pero no pudieron localizar al perro”, dijo el sargento Maycon França, del departamento de bomberos de Santa Catarina.

“Nos tomó varias horas rastrear el sonido y descubrir dónde estaba enterrada. Nos sorprendió ver que la cabeza de Lulú sobresalía de la tubería”.

Rescatar a esta pequeña iba a ser una tarea complicada. El animal desesperado solo podía empujar su cabeza a través del agujero mientras el resto de su cuerpo permanecía aprisionado en la tubería.

La única forma de sacarla consistía en usar herramientas pesadas para atravesar la tierra y desenterrarla. Inmediatamente, dos bomberos comenzaron el trabajo para liberar a Lulú ayudándose con una piqueta, un martillo y una pala.

Las imágenes muestran al equipo de rescate tratando de liberar a Lulú. Los golpes en el suelo y tubería asustaron mucho al animal.

“En un momento, ella intentó adentrarse en la tubería de alcantarillado y nos preocupamos, si escapaba hubiera sido muy difícil convencerla de volver a salir”.

Era difícil mantenerla calmada en una situación tan estresante, se vieron obligados a colocarle una correa para mantenerla en el lugar, un rescatista trato de proteger su rostro para evitar que tragara la suciedad que la rodeaba o mordiera por la ansiedad, además de cubrir las orejas de Lulú con sus manos mientras se retorcía de miedo luchando por liberarse.

Después de dos horas de arduo esfuerzo, que involucró abrir una zanja en el lugar, los bomberos pudieron retirar las últimas piedras y tierra, sus patas delanteras quedaron libres finalmente lograron sacarla de forma segura de la tubería que la mantenía prisionera en el subsuelo.

La perrita liberada, cruce entre un beagle y un terrier, estaba deshidratada, hambrienta y muy débil después de su terrible experiencia.

Todos los presentes aplaudieron la heroica acción cuando vieron al cachorro liberado sin lesiones.

Lulú regresó feliz a casa con su familia, se recuperó por completo después de recibir un buen baño, ser alimentada y tener una buena siesta. Gracias a todos los que ayudaron a encontrarla y salvar su vida.

Tnonline

Todos aprendieron bien la lección y tomarán las precauciones necesarias para mantener a Lulú fuera de peligro, cuando va a algún lugar siempre está muy bien acompañada.

Afortunadamente esta historia tiene un gran final feliz para compartir con todos los que aman a los animales.

👇 NUESTRO VIDEO DEL DIA 👇

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!