Madre ejemplar se resiste a ser alimentada hasta asegurarse de que sus bebés no corren peligro

No hay mayor certeza que saber que para una madre no hay mayor prioridad que sus hijos, algo que sin duda, también aplica en el reino animal. Solo basta para ver esta tierna historia para confirmar que las madres no solo son fielmente protectoras sino incondicionales.

Recientemente, un grupo de niños jugaba cerca de un lugar de construcción cuando se toparon con una pequeña camada de perritos recién nacidos.

Encontraron una camada de seis perritos.

Los niños decidieron ayudar a los perritos y los tomaron en sus manos con la posibilidad de ofrecerles algo mejor. Los llevaron a casa y comenzaron a alimentarlos con biberón, sin percatarse que la angustiada madre había salido en busca de comida y ahora estaba deprimida al no tener sus crías.

Los niños se dieron cuenta que los perritos necesitaban mayor atención que la que ellos podían darle y contactaron a Hope for Paws que sin dudarlo, se acercaron al lugar para atender a los perritos.

Hope for Paws es un grupo de rescate ubicado en Los Ángeles.

Los rescatistas sabían que la madre de los cachorritos estaba cerca, por lo que decidieron volver al lugar donde fueron encontrados con la esperanza que la madre regresara. Colocaron a los cachorros en una pequeña cesta cubiertos con mantas para que se pudieran acurrucar cómodamente.

Solo fue cuestión de segundos para que la madre apareciera muy angustiada y protectora con sus crías, perderlos una vez más no era una opción para la madre aterrorizada.

La madre gruñía constantemente para proteger a sus crías.

La perrita estaba hambrienta pero se negó a recibir la comida que los rescatistas le ofrecieron, solo quería la mayor seguridad para sus crías. El equipo sabía que debían actuar si querían rescatar a la madre y sus cachorritos, se arriesgaron a ponerle una correa en su cuello y sorprendentemente se dejó guiar por los hombres.

Después de algunos gruñidos y mucha paciencia por parte de los rescatistas para demostrarle que estaban apara ayudarla, finalmente la perrita comió un poco.

A los hombres les llevó algunas horas ganarse la confianza de la madre protectora.

El lugar donde fueron encontrados era un huerto de cítricos, por lo que decidieron ponerles a los perritos nombres bastantes llamativos para recordar el lugar que los vio nacer, Valencia, Bergamot, Ponderosa, Satsuma, Mandarín y Clementine, la madre fue llamada Navalina.

La madre se negó a recibir ayuda hasta asegurarse que sus crías estarían bien.

La hermosa familia canina fue traslada al veterinario, gracias al esfuerzo de su madre por mantenerlos a salvo aunque no tuvieran hogar, los perritos estaban completamente sanos.

Navalina y sus cachorros están en un hogar de acogida.

Actualmente los cachorritos y su madre están listos para la adopción. Si deseas adoptarlos juntos o por separado puedes contactarte con Much Love Animal Rescue donde encontrarás toda la información que necesitas al respecto.

Deseamos pronto encuentren un hogar permanente al lado de personas que los haga sentir realmente especiales.

Todos los perritos merecen ser tratados con respecto y amor. Anímate a cambiarle la vida a un perrito vulnerable y adopta. Hagamos esto posible compartiendo la nota en tus redes para que más personas conozcan a esta peludita familia que quiere sentirse amada.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!