Mestizo sin un ojito enternece a los empleados de la alcaldía y lo adoptan como perro oficial

Para un perrito sin hogar que sufrió tanto y atravesó pruebas tan difíciles en la calle, su mala fortuna por fin cambio y ahora está escribiendo una muy tierna historia. Se trata de un mestizo bautizado como Cincueta-y-cinco, que se ha convertido en el perro oficial de una ciudad en Brasil, después de que lo hallaran vagando y sin un ojito.

Esta hermosa historia de recuperación nos llega desde la ciudad de Alto Santo en el estado brasileño de Ceará.

Los empleados de la alcaldía de Alto Santo decidieron abrirle las puertas de la institución y de sus corazones a este tierno mestizo que había pasado por tanto dolor. Cincuenta-y-cinco  llegó al lugar en un estado terrible, diferentes lesiones revelaban el trabajo que había pasado en el pasado.

Su vida no había sido fácil.

Luana Diógenes, contralora y defensora del pueblo en el municipio no pudo contenerse y decidió hacer algo por este perrito.

Entre ella y los demás trabajadores lo adoptaron.

La suerte del can cambió de inmediato pues ahora no sólo tiene alimento y techito, sino mucho amor, una especie de trabajo y asistencia médica.

“Le damos agua, alimento, baños una vez a la semana, vacunas, y ahora deambula libremente por todas las habitaciones, pero pasa más tiempo a mi lado”, dijo Luana Diógenes.

Este perrito es bastante consentido y la contralora revela que después de pasar por tanto en la calle, ahora Cincuenta-y-cinco no se resiste a las comodidades.

Le encanta que lo consientan.

“Él prefiere las oficinas que tienen aire acondicionado. Cuando quiere entrar o salir, rasca la puerta con las patas. Un día, cuando terminó la jornada de trabajo, me acompañó al edificio donde vivo, que está cerca, y subió todas las escaleras hasta el tercer piso, detrás de mí”, dijo Luana, quien no pudo negarse a que se quedara esa noche en su casa.

Este amiguito es consentido por todos en la alcaldía e incluso ya cuenta con su propia cuenta en Instagram. Aunque Cincuenta-y-cinco no podrá recuperar su vista, si logró recuperar la confianza en los humanos.

“Es un poco grande, pero parece un niño, es tan cariñoso y amable”, dijo Alice Rochak, secretaria del ayuntamiento.

Los ciudadanos de este municipio ya saben muy bien quién es el perrito oficial y esperemos lo respeten y cuiden como lo hacen todos los empleados de la alcaldía. Sin duda que este chico tuvo mucha suerte al lograr ser adoptado, esperemos más animalitos sin hogar puedan correr con un destino similar.

Estas personas les han dado a sus ciudadanos un gran ejemplo de humanidad, comparte esta historia y anima a otros corazones amables a adoptar. ¡En la calle hay muchos perritos queriendo un hogar!