Milo gritaba del dolor cuando su ángel intentó levantarlo tras sufrir meses en la calle

Un ángel no pudo imaginar en la reacción de un perrito vulnerable al que quiso ayudar después de que pasara meses sufriendo en el desamparo de las calles.

El protagonista de esta historia es Michael Baines y también es conocido en internet como “el hombre que rescata perros”. El sobrenombre que recibe es por el increíble trabajo que está haciendo al rescatar a los perros de las calles en Tailandia.

Su ayuda consiste en ofrecerles alimento y hace lo que sea para que ningún callejerito pase demasiadas necesidades

Cada día, este héroe de animales alimenta alrededor de 80 perros en situación de calle que merodean en las cercanías de su casa; además, tiene lugares de comida estratégicamente ubicados en otras áreas para asegurarse de que ningún perro callejero tailandés pase hambre.

También ha rescatado a muchos perros de las calles y ha trabajado fuertemente para darles un verdadero hogar, bien sea en su hogar o en el de alguna familia que los pueda adoptar.

Son demasiadas bocas que alimentar pero siempre extremará sus esfuerzos para conseguirles el hogar que merecen

Uno de los perros que Michael Baines ha rescatado es Milo. Este perrito fue descubierto por primera vez por algunos estudiantes en la Universidad de Bangsaen.

Ellos se pusieron en contacto con Michael y le dijeron que habían visto un perro que claramente parecía estar sufriendo de algún tipo de enfermedad de la piel.

Milo gritaba del dolor cuando su ángel intervino

ángel

Cuando Michael llegó al sitio, encontró un cachorro vulnerable de 7 meses de edad que necesitaba ayuda y Michael sabía que debía actuar pronto.

No obstante, el pequeño Milo gritó de miedo cuando Michael trató de levantarlo.

«Me tomó unos cinco minutos poder agarrar y mantener a Milo con la ayuda de mi personal, luego fuimos a la clínica, donde pudimos determinar que él tenía sarna demodécica severa«, dijo Michael.

Inmediatamente, comenzaron el tratamiento. Milo era tan pequeño y frágil, no tenía casi nada de pelo en su cuerpo. Pero después de algún tiempo y con la ayuda de la medicación y el amor de su nueva familia temporal, su condición comenzó a mejorar.

Su cambio milagroso fue posible gracias a tanto amor

«Recuperó la confianza y rápidamente se convirtió en un nuevo cachorro», cuenta Michael.

Tras 50 días después de haberlo encontrado, Milo se sentía mucho mejor y estaba increíblemente saludable.

Parecía que se trataba de otro perrito

Puedes ver las pruebas de su trasformación en sus fotos. ¡Es increíble su cambio!

Michael pronto encontró el hogar perfecto para Milo, donde estará por siempre, en Phoenix, Arizona. La familia quiso adoptarlo pensando que se llevaría muy bien con los otros tres perros que ya tienen en su hogar.

¡Consiguió los mejores padres y hermanos caninos!

Cuando transcurrieron 70 días desde que Michael hubiera salvado a Milo, era hora de decir adiós. Justo antes de Navidad, Milo viajó a los Estados Unidos para mudarse con su nueva familia.

Hoy, Milo está muy bien. Vive muy feliz en su hogar y ya hasta ha visto y jugado en la nieve, algo que no habría experimentado jamás en Tailandia. Le deseamos buena suerte a Milo en los Estados Unidos y que siga adaptándose a su nueva hermosa vida.

Debemos agradecer a todas las personas que realizan labores de rescate a nuestros animales desamparados en todo el mundo. El trabajo de Michael es maravilloso y muy apreciado por todos los otros amantes de los perros.

Una demostración más de que con dedicación podemos salvar la vida de muchos que lo necesitan. Tú también puedes ayudar en tu comunidad. Puedes ver los demás casos en los que trabaja Michael a través de su página web.

¡Ayudemos a que el trabajo que desempeña Michael continúe e inspire a otras personas!