Muere Tikiri, la demacrada elefanta que ocultaba su famélico cuerpo bajo un traje de fiesta

En tiempos de diálogo por la conservación de nuestro planeta tierra, por desgracia todavía es una práctica común en muchos países el uso de animales para el entretenimiento humano. Hay quienes se ocupan de cuidar a los animales que tienen a su cargo, pero por desgracia también hay quienes no les importa el estado de salud de estos y lo único que quieren es lucrarse a su costa.

Hace un par de meses Tikiri, una elefanta que estuvo sometida durante toda su vida, fue encontrada con un estado de salud deplorable y, a pesar de que fue rescatada, ha acabado muriendo.

Festival de Perahera en Sri Lanka

Tikiri vivía en Kegalle, Sri Lanka, y hace un par de meses fue rescatada al ver su lamentable aspecto. Tener un cuerpo lastimosamente famélico y el corazón y el espíritu rotos no fue suficiente para no obligarla a participar en un desfile budista, pero por fortuna fue encontrada antes de que lo llevaran a cabo.

Tikiri en el lastimoso estado en el que se le encontró al ser rescatada

Aunque, por desgracia, salvarla de participar en el desfile de ninguna manera logró reparar todos los años de malos tratos que le dieron a la pobre elefantita, y que eran evidentes con solo verla: su piel estaba totalmente pegada a los huesos, signo de una severa desnutrición.

“Me rompe el corazón ver el estado de Tikiri, ningún ser vivo debería sufrir de esta manera, ¡es simplemente inconcebible!”, comentó un internauta.

Jayantha Jayewardene, un experto en elefantes, declaró que Tikiri nunca tuvo los cuidados necesarios, y que eso simplemente se fue acumulando durante toda su vida, por eso se veía tan mal.

La Fundación Save Elephant  fue la encargada de salvar a Tikiri, hizo todo lo posible porque la pobre elefanta saliera adelante, incluso pudimos ver fotos de Tikiri recuperándose en su cuenta de Facebook.

Parecía que Tikiri estaba mejorando

Pero por desgracia nada fue suficiente, ella acaba de morir. Jamás sabremos si pudo recuperarse de las heridas del alma que le dejaron 70 años de explotación.

“El sufrimiento de Tikiri  por fin ha terminado, su alma ahora ya es libre. Ya no podrán hacerle más daño”, con esas palabras la Fundación Save Elephant dio a conocer la muerte de la elefanta.

Tikiri no era la única elefanta que participaba en dicho festival, junto a ella había otros 59 elefantes que esperan ser rescatados antes de tener el mismo fin que ella. Este tipo de elefante es obligado a realizar una larga caminata y lo encadenan para deleite de los turistas, quienes lo molestan sin pensar en su sufrimiento. Además no les dan el tiempo necesario ni para descansar ya que por la tarde son obligados a caminar de nuevo.

The sad news is just out tonight that Tikiri passed away this evening. There is both sorrow and relief here. To think of…

Publiée par Save Elephant Foundation sur Mardi 24 septembre 2019

“Los elefantes son una atracción en Sri Lanka, son un tesoro nacional. Esperamos que el gobierno de ese país entienda que es necesario mejorar sus cuidados y protegerlos”, declaró la Fundación Save Elephant.

Además la Fundación publicó un vídeo en el que se ve el trato que le dan a estos animales y de verdad que no es nada agradable. Ojalá que pronto se les obligue a dejarlos en libertad como merecen.

Tikiiri is not the only one who has become the victim of abuse in the name of the Holy Spectacle. Every year almost a hundred elephants are transported to the temple and forced to walk in the parade. Every day, after their tiring nighttime walk, they are chained and disturbed by many tourists. They have virtually no time to even get a short nap. In the late afternoon after they are bathed, they are dressed and readied to walk again. Even the processional costumes takes so long to adorn, amid threats and intimidation, in the heat and the noise, their lives are not their own. This is the life behind the scenes during the ten days and ten nights of their religious performance. During the long night street walk, their legs are shackled. They shuffle along through the smoke and dark, to the cadence of drums and chains jangling, eyes filled with the light from their adornments, ears never to be satisfied with the noise of the forest. Beside every elephant is a man with a spear – it is not merely ceremonial. Every elephant has felt the piercing point, understands the significance. So they pass through the gauntlet of the prayerful and devout, and the many other onlookers just out for the show. The smoke and the light irritates their eyes. They squint tremulously, tears roll down their face. They yawn continuously for lack of rest. No one sees their painful expressions.People come from all around the world to celebrate the occasion. Everyone is overwhelmed by the sights and the the sounds and the play of historical drama. Most fail to see the reality in front of them. It is tragic when religious expression supercedes the original teaching. The elephant suffers. How can a ceremony grant merit and blessing when the way of love, kindness, and compassion is not present? We ought to follow the teachings of the Lord Buddha, not to bring other lives to suffer for personal perceived benefit. This short film is a clear voice for the elephant who is sacrificed for belief. The Elephant is one of the main tourist attractions in Sri Lanka. They are a national treasure of this beautiful country. We do hope that the Sri Lankan Government will consider strongly the protection and compassionate treatment of the elephant. Their long history of service and suffering must now be met by a due justice, and honored by respect with vigilance.

Publiée par Save Elephant Foundation sur Jeudi 5 septembre 2019

Abolimos la esclavitud humana hace años porque entonces sí conocimos el dolor y el sufrimiento que esto implicaba. Pero con los animales nunca se ha tenido piedad.

Comparte esta nota para que la muerte de Tikiri no sea en vano y, en nombre de ella, se logre que los elefantes sean respetados y tengan una mejor vida en Sri Lanka

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!