Muere un gran tiburón blanco después de horas de sufrir burlas y malos tratos en la playa

En la actualidad, vivimos constantemente en un clima de inseguridad, zozobra e incertidumbre. La violencia se expresa de formas relacionadas entre sí, por lo que diariamente nos vemos sacudidos por hechos dramáticos que nos preocupan y conmueven. 

Pero cuando se trata del trato vejatorio hacia los animales es más preocupante, ya que los actos indignos que algunos humanos dan a otros seres vivos indefensos, es un factor que predispone y anticipa la violencia social que, en su escalada, nos arropa y nos alcanza a todos como individuos y como sociedad.  

Encontraron un tiburón sobre las playas de Orewa, en Auckland, Nueva Zelanda

En la soleada playa de Orewa, en Auckland, Nueva Zelanda, un tiburón dejó de existir en sus costas, tras recibir incontables heridas producidas por un grupo de pescadores que lo atrapó deliberadamente con una red antes de arrastrarlo sin piedad hasta la orilla. 

En un principio, los espectadores creyeron que el animal se encontraba varado en las aguas poco profundas, en vista de lo cual, varios miembros del público intentaron desesperadamente tirar del escualo con la intención de liberarlo. Sin embargo, nada pudieron hacer, pues el pez yacía muerto hacía minutos, descansando para siempre en las aguas. 


Testigos presenciales han afirmado que, no contentos con haber atrapado su “trofeo” de pesca, este grupo de desalmados pateó en repetidas ocasiones al animal quebrándole la mandíbula, para luego hacerse fotos burlonas junto a su víctima, en un acto sin sentido y francamente despreciable y vergonzoso.  

Cuando la gente furiosa intentó intervenir y alejar al gran blanco de los hombres, estos se pusieron aún más violentos y comenzaron a intimidar a quienes solo intentaban socorrer al animal. 

Lo patearon repetidamente, le dañaron la mandíbula y tomaron fotos al lado del animal moribundo, todo mientras se reían”, comentó uno de los testigos, indignado. 

Minutos después, funcionarios del Departamento de Conservación Natural, llegaron al lugar de los hechos y confirmaron que los oficiales primero intentaron controlar a la multitud que abarrotaba la playa, antes de ayudar a los salvavidas de Surf Lifesaving a lidiar con el tiburón. 

Uno de los informes recibidos mencionaba que personas supuestamente estaban pateando al tiburón antes de la llegada de la policía”, dijo un portavoz de la policía. 

Estos sensacionales moradores de los mares, los grandes tiburones blancos, se encuentran clasificados como “vulnerables” a nivel mundial por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, organismo encargado de velar por su protección en aguas neozelandesas.  

Por lo tanto, su captura indiscriminada es ilegal, tanto en Nueva Zelanda, como en el resto del mundo. Cualquiera que atrape a uno debe liberarlo inmediatamente por ley. 

Actualmente, el Departamento de Conservación está realizando todas las investigaciones pertinentes para esclarecer las circunstancias en las que perdió la vida el tiburón blanco, pero aún no se ha proporcionado mayor información al respecto. Si son atrapados, los delincuentes deberán enfrentar multas de hasta $ 250,000 y seis meses en a la sombra. 

La crueldad ha sido considerada incluso como un disturbio psicológico, es una respuesta emocional de indiferencia o la obtención de placer en el sufrimiento o dolor de otros a través de una acción que innecesariamente causa tal sufrimiento. Lo cierto es que la crueldad origina violencia, y la violencia, delincuencia. 

Comparte esta historia que quisiéramos con todas nuestras fuerzas no tener que volver a reseñar con tus seres queridos. Solamente podemos llegar a la conclusión de la imperiosa necesidad que existe del esfuerzo integrado de todos para prevenir el trato injusto hacia los animales.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!