¿Accidente trágico o crueldad animal?: Lola muere tras ser olvidada dentro de una camioneta

El caso de la muerte de Lola, una perrita de raza labrador que fue mascota de la familia Long, ha generado diversas reacciones debido a su fallecimiento. Existe la duda sobre si fue un terrible accidente o un acto de crueldad animal.

La familia de Lola, compuesta por Haeger y Jennifer Long, junto a sus hijos y otro perro Labrador, residen en Keller, una pequeña ciudad de Texas, y son conocidos debido al amor que les entregan a sus perros.

El amor y compromiso que tienen los Long con sus mascotas es bastante fácil de notar, porque en la decoración de su casa los seis perros que han compartido en su hogar, son los protagonistas. Cada uno de los canes tiene retratos, fotografías e incluso uno de sus antiguos perros figura en una pintura realizada por un vecino.

La familia Long tiene como hábito ir todos los sábados a la sucursal de Home Depot de su ciudad, y solían llevar sus perros por los pasillos de la tienda, incluso tienen colgados los trajes naranja que entregan los empleados de la tienda para que usen los perros durante sus visitas semanales.

Un sábado de febrero, después de la visita de la tienda los Long fueron rápidamente a un restaurante de comida rápida para almorzar, regresaron a casa y después de tres largas horas los esposos recordaron que su perra Lola aún se encontraba dentro de la camioneta.

Lola, una labrador negra de 6 años de edad, murió dentro de la camioneta familiar ese sábado de febrero. La familia quedó devastada cuando fueron hasta la camioneta y notaron que su perrita había muerto. El hijo mayor de los Long al percatarse de la muerte de Lola llamó a un veterinario de emergencia, pero ya era demasiado tarde.

Haeger Long, de 57 años, explica que tiene dificultades con su memoria debido a una grave caída en su bicicleta hace 10 meses, que le provocó varias fracturas y una contusión cerebral.

Pero los oficiales de Keller necesitan aclarar el caso y por ello interrogaron a toda la familia debido a que ese caso puede calificar a un delito menor de clase A, punible con hasta un año de cárcel y una multa de $ 4,000.

En mayo, detuvieron y arrestaron a Haeger por los cargos de crueldad animal y ahora la familia lucha para limpiar su nombre y esa acusación los tiene bastante molestos. Para ellos el peor castigo fue perder a Lola.

“Tuve que ir a un psiquiatra cuando Lola murió”, dice Long. “No importa lo que estos (insultos) me hagan, no es nada comparado con lo que sucedió, porque mi perrita murió. No pueden lastimarme. No pueden hacerme nada…”, continúa declarando el padre de la familia.

Telegram

La juez Cheril Hardy asignará a un nuevo abogado para que ayude a los Long, ya que para ella es necesario asegurar que ambas partes participen en un juicio justo.

Esperamos que todo se esclarezca y que la verdad sea la triunfadora. Lola fue cremada y sus restos se encuentran en casa de los Long en Keller, Texas.

¡Paz a los restos de Lola! Comparte esta noticia con tus amigos.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

EL VIDEO DEL DIA

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!