«No son comida»: Muestra a sus animales de granja como los seres sensibles y sociables que son

Joar Berge es un hombre que ha decidido dedicar su vida en demostrar que los animales de granja son más que comida. Y es que si bien a la hora de hablar de animales domésticos o mascotas, nuestro pensamiento inmediato hace referencia a los peludos como perros y gatos.

Sin embargo, para Berge, todos los animales que habitan en las granjas deben ser tratados con amor y respeto, y dejar de verlos como los principales protagonistas de nuestro menú.

El hombre insiste en demostrar que los animales de granja con más que comida.

granja

Para él, todos los animales son criaturas asombrosas, inteligentes, con mucho amor para dar, y lo más importante, considera a todos los animales de granja como las mejores mascotas.

Con el paso del tiempo se ha dado a conocer su fascinación por estos animalitos, por lo que es conocido como “El encantador de vacas” o “Granjero de Bigote”.

En su granja alberga distintos animales como vacas, caballos, cerdos, y algunas aves.

Para este granjero, lo más importante es que las personas se den cuenta de lo especial que son estos animalitos y sean más conscientes a la hora de considerarlos parte del menú. Al respecto comentó:

“Salvar a un animal no cambia el mundo entero, pero el mundo entero cambia para este animal”.

Su amor por estos animalitos comenzó desde que era muy pequeño. Su infancia la pasó rodeado de animales de granja en un pequeño pueblo en Odenwald, Alemania.

Las gallinas, cabras, gansos, vacas y hasta avestruces, eran sus mejores cómplices y compañeros de juegos. De entre tanto animalitos, había una vaca llamada Rexi, con quien formó un vínculo especial.

Su prioridad es demostrar que los animales de granja también tienen sentimientos.

Joar siendo un niño, y Rexi una ternera, se volvieron inseparables a medida que pasaba el tiempo. Incluso Joar montaba de vez en cuando a la vaca para dar paseos, Rexi aunque no estaba entrenada para esto, simplemente dejaba que su pequeño amigo la montara.

Sin embargo, todo cambió cuando un día Rexi tuvo que irse, es normal que en una granja lechera muchos de los animales terminen siendo parte del consumo diario de un gran porcentaje de la población.

Para él estos animalitos son los mejores compañeros de vida.

Joar era demasiado pequeño para entonces y no entendía algunas cosas, mucho menos el destino que había tenido su amiga por lo que no pudo salvarla. A medida que fue creciendo se hizo consciente del amor que sentía por los animales de granja, así que sus intereses cambiaron, ya de adulto decidió mudarse a la ciudad y apostó por tener un estilo de vida diferente.

Siempre supo que quería salvar la mayor cantidad de vacas y otros animales de granja tanto como fuera posible. Al respecto comentó:

“En algún momento me quedó claro que era hora de emprender el viaje de regreso a mis raíces. Por esta razón, regresé a mi antiguo hogar y rápidamente rescaté a dos reses jóvenes, Emma y Dagi”.

Desde entonces, este hombre pasa sus días rescatando animales de granja, para él pasar el día al lado de los animalitos y rodeado de naturaleza es uno de los mejores placeres de la vida.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Joar Berge (@moustache_farmer)

Asegura que todos estos animalitos tienen sentimientos y es necesario que tomemos consciencia sobre lo que decidimos llevar a la mesa. Joar pasa mucho tiempo con sus vacas, las cuida, las entrena y hasta juega con ellas.

“La profunda conexión con mis amigas vacas me llevó a un estilo de vida puramente vegetal, vegano. Un proceso natural cuando empiezas a verlos de otra manera”.

Joar no solo rescata y crea un vínculo afectivo con las vacas, ha ayudado a muchos otros animales como conejos, bueyes, caballos, aves, cerdos, entre otros. Todos son tratados con respeto, y los hace sentir especiales.

Para él no existe límites si de amar a los animalitos se trata, su prioridad es crear conciencia para que dejemos de ver a los animales de granja como comida y demostrar que ellos  también son grandes compañeros de vida.

Quien rescata y respeta a un animalito es un ejemplo a seguir. Ojalá más personas comprendieran que cuidar y respetar a los animales es tarea de todos, ellos también tienen sentimientos.