Una mujer deja a 3 perros en un auto cerrado bajo el intenso calor y se enfrenta a la justicia

Los tratos injustos a los animales son, por desgracia, una dinámica que hasta ahora no se ha logrado erradicar. Diversas asociaciones animalistas, particulares y otras instituciones, se mantienen en pie de lucha desde hace años por la concienciación de las personas en cuanto al respeto a los animales.

Hay que dejar de reconocer a los animales como “cosas” o “bienes”. Este puede ser un primer paso importante, aunque insuficiente para que los animales puedan obtener los derechos que merecen.

Los perritos pensaron que serían unas vacaciones divertidas


Dolor, frustración e indignación fueron algunas de las reacciones expresadas por los habitantes del Condado de Orange, en Orlando, Florida, Estados Unidos, este 2 de julio al conocerse la triste noticia de la pérdida de la vida de dos cachorros de un grupo de tres que fueron dejados a su suerte dentro de un vehículo completamente cerrado y bajo las intensas temperaturas que está atravesando la localidad.

Ignorando todas las advertencias de las autoridades en relación a lo que supone dejar a personas o animales dentro de los vehículos bajo el intenso calor de estos días, una mujer identificada como Penélope Stanley, fue privada de su libertad tras dejar a sus tres cachorros en su automóvil durante horas.


A eso de las 9 am, aproximadamente, huéspedes de un hotel ubicado en Turkey Lake Road alertaron a las autoridades sobre tres cachorros que se encontraban dentro de una Dodge Durango de color marrón sin poder salir.

La mujer estaba de vacaciones, pero decidió dejar a sus perritos en el caliente auto

“Hay varios perros en un auto. Tienen las ventanas cerradas y no hay nadie alrededor que esté a cargo, y un huésped cree que uno de los perros está sin vida”, dijo un empleado del hotel a un operador del 911.

Al llegar los rescatistas, los cachorros seguían con vida, sin embargo, dos de ellos, Kiara, de tres meses de edad y Minnie, una pequeña chihuahua, se encontraban bastante débiles y horas después, ambos perdieron la vida.

Las personas que pasaban por el lugar se indignaron por lo sucedido


Por su parte, Gruff, una mezcla de terrier de 6 meses de edad, se encuentra estable. Stanley se enfrenta a tres acusaciones por malos tratos a sus animales. Nos mantendremos pendientes de cómo avanza el caso y confiamos en que se haga justicia para estos pobres bebés.

Nos gustaría contar una historia diferente, pero como hemos visto a lo largo de muchos casos, lamentablemente nunca el destino de un animal echado a su suerte es bueno. Hagamos todo lo que esté en nuestras manos para que el trato injusto animal deje de ser un problema global.


La creciente cantidad de animales dejados a su suerte es un problema que se puede evitar fácilmente a través de una mayor y más completa información, y concienciación de todos y cada uno de quienes habitamos este maravilloso planeta.

¡Comparte esta historia con tus amigos y recuerda que un animal no es un juguete!

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!