Cada noche la comida de su gato disminuía… Hasta que sorprendió infraganti a un ladronzuelo

Al principio, a la dueña de Love ni se le pasaba por la cabeza que alguien se estaba robando la comida de su gato.

Cada noche, deja un bol en forma de corazón lleno de comida para gatos, en su patio enrejado, por si acaso su querido gatito se antoja de un pequeño bocadillo nocturno.

El ladronzuelo hacía sus visitas nocturnas sin falta.

Hasta hace poco, por las mañanas se podía ver que el bol estaba todavía lleno y que la comida presentaba sólo unas pocas mordidas, si acaso el gato se dignaba a prestarle atención a su bocadillo nocturno. Pero de la nada todo cambió.

“Desde hace dos semanas, mi mamá ha notado que la comida ha desaparecido más rápido de lo normal, al principio ella pensaba que simplemente el gato estaba comiendo más”, comentó el usuario de Twitter @Katfarr1.

Como descubrieron después, ese no era el caso, pues había un visitante nocturno desconocido que estaba aprovechando el bufet que el gatito había ignorado durante tantas noches.

Sin vergüenza alguna el sapo comía del bol de Love.

Así fue como recientemente, la mujer salió al patio durante la noche y encontró al ladronzuelo que se estaba infiltrando en su patio con las manos en la masa.

¡Se trataba de un sapo excepcionalmente corpulento! Quien evidentemente le había dado una visita casual al bol de Love una de las noches y desde entonces se había vuelto un visitante recurrente de aquellos apetitosos menús nocturnos que le servían al gatito.

Incluso, cuando la dueña de Love lo volvió a sorprender en el acto, el flácido sapo no se inmutó ni por un segundo, y como lo hizo durante todas las noches anteriores, se fue directo al bol con el montón de comida y se puso manos a la obra.

Y así fue como el misterio del ladrón de comida para gatos quedó resuelto.

Twitter

Después de darse su gustoso manjar, el rechoncho sapo simplemente salta de nuevo a las sombras de la noche con su barriguita llena de la comida para gatos que se suponía iba a comer Love durante el resto de la noche.

En conclusión ¿Es el sapo un ladrón? Sí, lo es. Pero sin importar que sea, la dueña de Love no podría nunca juzgar a una inocente criatura, aunque no tan inocente si le pidiéramos opinión a Love, así que ella es ahora su anfitriona inesperada cada noche.

Así era como el sapito ponía en acción su planes de robo:

En lugar de lo que haría cualquier otra persona, como mover el bol de comida para gatos a un lugar más alto en el que el sapo no pudiera alcanzarlo, la dueña de Love ha decidido aceptar la responsabilidad de alimentar al sapo de ahora en adelante.

¡Te invitamos a compartir esta historia con otras personas para que recuerden que muchos animalitos salvajes andan en busca de alimento y, siempre que esté a nuestro alcance, podemos alimentarlos con alimentos adecuados para ellos!

👇 NUESTRO VIDEO DEL DIA 👇

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!