Rompe el silencio la mujer que se arriesgó a tener pitbulls en casa a pesar de las advertencias

Dianne Scott es una mujer que desde hace mucho tiempo le temía a los pitbulls, lamentablemente, se dejó llevar por los rumores que escuchaba de esta raza y decidió mantener distancia con ellos.

Sin embargo, decidió darle un giro a su vida y darle una oportunidad a esos perritos que por estigma social no quería cerca.

Habla la mujer que se arriesgó a tener pitbulls en casa.

mujer

No fue sino hasta que tuvo su propia experiencia que esta mujer pudo comprobar realmente el carácter de estos peluditos.

Todo comenzó luego que su esposo le sugiriera adoptar un perrito de mezcla pitbull, si bien Dianne al principio mostró un completo rechazo al aceptar esta raza como su primera mascota, se dejó persuadir y convencer, a los poco días le dio la bienvenida a Hurley, quien tenía un año edad.

La mujer que estaba condiciona por todo lo que había escuchado sobre esta raza, se sorprendió al ver que el perrito era una bola de amor y ternura incondicional. Al respecto comentó:

“Me dejó boquiabierto, realmente me cambió esta perspectiva de que todos los pitbulls son malos. Muy rápidamente todo cambió para mí. Era increíblemente cariñoso, amoroso y divertido”.

Hurley conquistó de manera inmediata el corazón de Dianne, de un momento a otro, quedó atrás ese temor que sentía por ellos, ahora sentía admiración y respeto. Tanto así que no pasó mucho tiempo para que adoptara a otro perrito de la misma raza.

Con tan solo ocho meses, la pequeña Wednesday llegó la vida de Dianne, una adorable princesa que rápidamente se creó un fuerte vínculo con su hermano mayor, Hurley.

Sin embargo, la alegría de tener dos peluditos en casa fue fugaz, a Hurley le diagnosticaron linfoma y al poco tiempo falleció. Durante su corta vida en la tierra, pudo disfrutar del verdadero amor y ser parte de un hogar.

Dianne y su esposo no querían rendirse, mucho menos dejar a la pequeña Wednesday sin un hermanito, por lo que decidieron adoptar a otro pitbull de ocho meses al que llamaron Pugsley.

Afortunadamente, ambos se llevaron muy bien desde el primer momento, convirtiéndose en los mejores amigos y cómplices de travesuras. Al respecto Dianne comentó:

“Pugsley y Wednesday tienen una relación increíble y creo que eso se debe principalmente a que Pugsley apareció justo después de la muerte de Hurley. No creo en las coincidencias, Pugsley estaba destinado a estar aquí”.

Estos adorables perritos encuentran en sus diferencias la mejor oportunidad para unirse. Wednesday es una peluda muy atrevida, mientras que Pugsley es más curioso.

Gracias a una mujer que se atrevió a romper con estigmas sociales y darle una nueva oportunidad a estos seres maravillosos, hoy por hoy pasan sus días rodeados de mucho amor.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Dianne Scott (@ataleof2pitties)


Para esta mujer los perritos son su prioridad, ahora intenta romper con esos falsos mitos que se ha creado sobre esta raza.

Abrió una cuenta de Instagram donde comparte sus aventuras e invita a sus seguidores a darle una nueva oportunidad a esta raza. Al respecto comentó:

“El mensaje más obvio que estoy tratando de comunicar a través de la red social es darle una oportunidad a los animales rescatados. Y especialmente, a los pitbulls”.

La vida de esta mujer cambió por completo, está segura que todo se debe gracias a la presencia de sus perritos quienes se han convertido en sus mejores ángeles terrenales.

Lamentablemente por su fornida apariencia física y varios sucesos, esta raza es señalada como agresiva. Sin embargo, no olvidemos que detrás de cada perrito con conducta irregular, hay un amo que no ha sabido educarlos, teniéndolos en ambientes hostiles y amenazantes. Esto demuestra que los peligrosos son los amos, no los canes.

Es necesario que tomemos conciencia que no hay perros malos sino dueños que no saben educar. Los pitbulls al igual que cualquier otra raza, merecen vivir en un ambiente sano y amoroso. Adopta que el mayor riesgo que puedes tener es que explotes de amor.