Una mujer salva la vida de un perro que cayó por un balcón – «Actué por instinto»

Una mujer está siendo aclamada en las redes por su valentía y rápida reacción, que permitió evitar un trágico desenlace para un pobre perro que se estaba descolgando por un balcón, y que además permanecía atado.

Los hechos tuvieron lugar hace pocos días en Granada, España. Lo que hizo esta heroína afortunadamente fue captado por un vecino impactado, que al ver semejante acto de empatía y sensibilidad por los animales, no dudó en grabarlo todo.

La mujer supo qué hacer por el perro que podía morir si alguien no intervenía de inmediato

mujer

La mujer fue identificada como Judit Rodríguez, una joven peluquera, que jamás imaginó que al ir de camino a la peluquería terminaría salvando una vida. De hecho, ni siquiera en su lugar de trabajo, sabían de su gran hazaña. No fue hasta que el video difundido por un vecino se hizo viral en las redes, cuando Judit se convirtió en la heroína del día.

Cuando la mujer vio a un perro de raza pastor alemán que comenzaba a descolgarse por la ventana de un departamento, perdió el aliento. Pero eso no era lo peor, el canino se estaba ahorcando con su propia correa.

Al respecto, Judit relató a los medios:

“Yo vi un tumulto de gente gritando y un niño llorando y fui a ver”.

Allí se dio cuenta de que el perro luchaba por agarrarse a la barandilla como podía. Fue entonces cuando su mirada se cruzó con la de otra mujer y sin pensarlo dos veces, las dos se dijeron: ¡Debemos actuar ya!

“Trepamos por la reja de la ventana y entre las dos sujetamos al perro”, dijo Judit.

Así estuvieron permanecieron varios minutos, pero aunque sus intenciones eran las mejores, el perro pesaba demasiado y comenzaron a perder fuerzas. “Me temblaban las piernas”, dijo la mujer.

Entonces, algún vecino alertó a los bomberos de lo sucedido, era urgente que ayudaran a las mujeres, o si no lo lamentarían.

«De repente, el sonido milagroso de unas sirenas se convirtió en un alivio. Eran los bomberos de Granada que llegaban para ayudar», recordó Judit.

Rápidamente, dos bomberos se sumaron para sostener al can, y luego sustituyeron a las mujeres, que hicieron lo correcto en el segundo adecuado. Uno de ellos levantó al pastor alemán todo lo que pudo hasta la ventana, para así lograr que pudiera volver a entrar a su casa, sano y salvo, como finalmente sucedió.

Ahora, cuando todos pueden celebrar el alentador final, y la calma ha vuelto a todos los vecinos, Judit comenta:

«Actué por instinto y volvería a hacerlo. Se trata de salvar a un ser vivo. Estoy orgullosa de lo que he hecho”.

La publicación con las impactantes escenas han acumulado más de 60 mil reproducciones en pocos días y cientos de comentarios en línea.

«Aún hay esperanza. Presenciado esta mañana desde la ventana del apartamento de mi hija en Granada. El perro, imagino que dejado solo y atado, se había asomado a la ventana y caído hacia afuera y se estaba estrangulando. La intervención solidaria de dos valientes mujeres que pasaban por allí y la intervención profesional e impecable después de los Bomberos de Granada evitaron su muerte por ahorcamiento. Esperanza al ver la humanidad en acción», se lee junto al video.

Los bomberos, por su parte también publicaron el video en sus redes con el siguiente mensaje: «Gracias a la colaboración de dos ciudadanas, logramos poner a salvo al perro».

Si bien, el final es todo lo feliz que tantos deseaban, no ha dejado de levantar una ola de críticas especialmente contra los dueños del perro.

«¿Y qué hace el perro atado dentro de casa, solo y con la ventana abierta?…. Vaya m***** de dueños…. Mínimo: multa y que les retiren el perro», dijo un usuario.

Aunque otros no dejaron de reconocer el gran trabajo de las dos mujeres:

«¡¡Gracias a esas dos mujeres!! Mas personas así en el mundo», «Lloro de la emoción, de verdad con esas dos grandes mujeres…. Cómo me impactan los gestos con el mundo animal», «Qué valor y decisión, mi aplauso y reconocimiento», «Gracias por demostrar que no todo está perdido».

Esperamos que este caso sirva para crear conciencia sobre la enorme responsabilidad que supone tener un perro en casa. ¡Que ningún otro perro tenga que pasar por lo mismo! Si no fuera por esas mujeres, el final pudo haber sido muy diferente.