Nadie quería adoptarla tras ser rescatada de un basurero sin ojos, hasta que conoció a una niña

Muchos animalitos tienen la mala suerte de haber caído en manos de personas sin corazón, a los que no les importó causarles los peores males, sin ninguna razón o justificación más que su falta de consciencia.

Babi, lamentablemente, fue uno de esos pobres seres que solo conocieron el lado perverso de la humanidad durante la mayoría de sus días. Cuando solo tenía unos meses de haber nacido, fue arrojada dentro de una caja en un basurero de Vila Irmã Dulce, en la Zona Sur de Teresina, Brasil.

Jane Haddad, voluntaria de un hogar para animales llamado Associação Piauiense de Proteção e Amor aos Animais (Apipa), logró encontrar a tiempo a la perrita, en tal mal estado que no sabía si podría sobrevivir a los malos tratos que había recibido.

La perrita estaba anémica e invadida de garrapatas

La pequeña estaba rodeada de aves rapaces, sin ojos y sin energía. Pero Jane la tomó para subirla en su automóvil y, desde entonces, se aferró a ella, luchando día a día para que pudiera rehabilitarse.

“Los buitres estaban encima de ella. No tenía ojos y la puse en mi coche para llevarla a una clínica. Cuando llegué allí, Babi estaba de pie. No me rendí y decidí luchar por su supervivencia. Hubo años de tratamiento, porque tenía anemia y garrapatas. Pero Babi se recuperó bien y pronto se adaptó a Apipa”, recordó la mujer.

Pasaron 5 largos años en el refugio, durante los cuales muchas personas se mostraron interesadas en darle un hogar a Babi, pero cambiaban de parecer cuando descubrían que estaba ciega, debido a que necesita más cuidados y atención que un perro que no ha tenido un pasado tan triste.

Pero el 2021 ha traído mucha suerte para esta perrita. Una familia, que tiene dos niñas, contactó con la asociación de animales el pasado 16 de enero para programar una visita y poder conocerla. De manera increíble, el amor entre las pequeñas y Babi fue inmediato, como si fuesen amigas de toda la vida.

Ahora tiene dos hermanas que la aman con todo el corazón

Así fue como Babi encontró su ansiado hogar, cuando menos esperanzas tenía de lograrlo. Ahora, está recibiendo todo el amor que siempre ha merecido y la amistad incondicional de sus dos hermanitas humanas que la consideran la bebé de la casa.

“Ya está adaptada en su nueva casa, una de las niñas le lee cuentos a Babi. El amor entre ellos parece algo de otro mundo”, comentó Jane.

Todos los animales merecen la oportunidad de ser felices

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de APIPA (@apipaoficial)

Solo el amor es capaz de borrar las más grandes heridas y peores experiencias. ¡Enhorabuena por esta hermosa perrita que nunca perdió su corazón noble!

¡Te mereces lo mejor del mundo!

Haz que más animalitos como Babi logren encontrar una familia que realmente los ame y proteja. En tus manos está hacer el cambio. Comparte.

Más noticias sobre: