Ni la inclemente lluvia pudo apagar los llantos lastimeros de una gatita que clamaba sin parar

Los gatos son, desde que nacen, animales hiperactivos, traviesos, que se pierden de la vista de sus humanos, incluso m谩s que los perros. Pero, al contrario de estos, tienen muchas menos posibilidades de volver a casa. Sin embargo, esta vez, nuestra protagonista corri贸 con suerte.

Enlaces patrocinados

Resulta que, a finales de marzo de 2021, un grupo de vecinos de un conjunto residencial ubicado en Carolina del Norte, Estados Unidos, se percat贸 de lo que parec铆an unos quejidos lastimeros provenientes de una unidad de refrigeraci贸n.

Tras acercarse a investigar de qu茅 se trataba, hallaron a una minina llorando desesperada, a todo pulm贸n, clamando por ayuda. Era sumamente diminuta y, al parecer su madre no se encontraba por los alrededores. Todo parec铆a indicar que su energ铆a y curiosidad la hab铆an hecho perderse del mapa.

La gatita estaba sola, pero muy decidida a sobrevivir. Maullando repetidamente y con fuerza, logr贸 ser rescatada por los residentes, quienes, de inmediato se contactaron con Murphy’s Law Animal Rescue para ayudarla.

La organizaci贸n proanimalista localizada en Greensboro, Carolina del Norte, se puso a la orden y se ofreci贸 a colaborar. Mientras tanto, la peluda, quien fuera bautizada posteriormente como Peep, que es el nombre de un malvavisco de Pascua, no paraba de exigir su rescate a voz en cuello.

Enlaces patrocinados

芦Inmediatamente, supimos que estaba destinada a llamarse Peep, ya que no dejaba de maullar, dar 贸rdenes, exigiendo mucha atenci贸n y afecto禄, dijo Sarah Kelly, miembro y fundadora de Murphy’s Law Animal Rescue.

Una vez que el animalito arrib贸 a su nueva habitaci贸n adoptiva, comenz贸 a maullar como si estuviese dando un discurso en idioma gatuno. Parec铆a entender todas y cada una de las solicitudes de sus nuevos compa帽eros, conforme estos se le iban acercando.

La verdad es que, Peep result贸 ser una guerrera muy valiente, demostrando tener una gran personalidad. A pesar de no pasar de un palmo de tama帽o, lo que le falta le sobra en actitud felina.

Le tom贸 algunos d铆as acostumbrarse a la alimentaci贸n por biber贸n. Sin embargo, una vez que estuvo convencida, comenz贸 a comer como una leona. R谩pidamente, empez贸 a ganar peso y a verse cada vez m谩s saludable y bonita.

Enlaces patrocinados

芦Bebe de su botella y luego se da la vuelta y se menea de espaldas para que le froten el vientre. Eso se ha convertido en su cosa favorita. Cuando la dejo en el parque, ma煤lla para que la recojan de nuevo. Est谩 decida a no estar sola m谩s nunca en su vida. Est谩 muy apegada鈥, comparti贸 Sarah.

Por fortuna, Peep se encuentra en las mejores manos, a la espera de otros gatitos con quienes compartir y divertirse. Concretamente, una camada de 4 mininos, quienes llegaron al albergue algunos d铆as antes, son los que le har谩n compa帽铆a: Oscar, Toni, Emmy y Grammy. Todos blanquinegros, como ella.

Comparte esta historia con amigos. En la Pascua pasada, la gatita obtuvo un peluche de conejito con quien comparte sus diabluras. Murphy, tambi茅n fue el nombre de uno de los primeros gatitos que lleg贸 al refugio en Greensboro.

驴Te gust贸?

Te recomendamos

驴Te gust贸 el v铆deo?
隆COMP脕RTELO!