La bebé que ha crecido con los mejores amigos del mundo, sólo que no conocen el espacio personal

Es el instinto de los perros protegernos y llenar nuestra vida de amor y cariño, es por eso que cuando se unen nuevos miembros de la familia ellos no pueden más que llenarlos de ternura también.

Prueba viviente de esta tierna cualidad que tienen nuestras mascotas caninas es esta familia del estado americano de California, pues sus perritos adoran cuidar de todos los nuevos bebés que han traído al mundo para llenar su hogar del más dulce amor.

La hermosa Lucy ama a sus perritos.

Todo comenzó cuando Natash y Craig, los dueños de dos perros gigantes llamados Biggie y Lucy tuvieron a su primera y adorable hija, a quien llamaron Ruby. Ellos cuentan que desde que la trajeron del hospital, los dos perritos demostraron este instinto protector que ellos nunca habrían imaginado ver.

Desde entonces su relación ha estado llena de amor por la niña, ellos son inseparables, a donde quiera que ella va ellos la siguen. Lucy adora lamer la carita de la niña y Biggie simplemente se acuesta a dormir en donde sea que ella está, en su cama, en la sala, siempre está a su lado.

Biggie no conoce el espacio personal.

Biggie pesa 59 Kg y no sabe qué es el espacio personal, sobre todo cuando el gigantesco perro se echa sobre su dueña. Craig cuenta que el perrito es como el hermano mayor de la niña, siempre está ahí para protegerla y hacerla sentir mejor.

Mientras que Lucy es más maternal, siempre está cuidando de todos con un instinto de madre, tanto, que ella fue la primera en adivinar que Natasha estaba embarazada.

Lucy siempre cuida que Ruby la esté pasando bien.

Ella cuenta que a su personalidad se le suma su carita natural de preocupación, con sus ojos grandes y amorosos, que la hace ver muy tierna, durante su embarazo ella no se alejaba de la mujer y siempre dormía con ella.

Después se les unió Sonny, el segundo hijo de Natasha, quien al igual que su hermana mayor, siempre está siendo consentido por los perritos. Los dos hermanos son muy unidos y adoran hacer todo tipo de actividades juntos.

Sonny adora acostarse sobre los enormes perros:

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Just loving up my buddy Biggie! #besties #happy #bernesemountaindog

Una publicación compartida de Biggie, Ruby, Sonny & Lucy (@biggieandruby) el

Cada día los niños crecen más y se hacen más responsables de los perritos, sus paredes les dan la tarea de alimentarlos, e incluso, Ruby les da paseos. Su papá cuenta que en un principio fue difícil enseñarle a colocarles los collares, pero una vez pasó esa prueba ha estado encantada dándoles paseos y sintiendo que los guía en una pequeña aventura.

Ruby es muy juiciosa con sus tareas del día.

La amistad entre los pequeñines y los perros se ha hecho cada día más fuerte, su mamá cuenta que desde que ellos tienen memoria siempre han vivido junto a sus mascotas y cada día se han vuelto más seguros de ellos mismos al poder convivir con estas maravillosas criaturas.

Los dos pequeñines están creciendo rodeados de amor.

@biggieandruby

La relación entre los niños y los perritos les ha enseñado a demostrar su amor por los seres vivientes, la naturaleza y todo lo que hacen, ellos están muy apasionados por vivir la vida como nunca cada día y no hay nada que haga más feliz a sus padres que estos hermosos valores que han desarrollado.

¡Te invitamos a compartir esta historia con otras personas para que cada día más padres se animen a dejar a sus hijos convivir más con sus mascotas y así disfruten de todos los beneficios que estas pueden traer a las vidas de sus hijos!

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!