Una perrita fue brutalmente atropellada y abandonada con medio cráneo expuesto

Es una lástima que así como existen educadores o rescatistas de animales también existan personas que se encargan de golpearlos, herirlos y maltratarlos; incluso en muchas ocasiones terminan grabando estos abusos y los comparten en las redes sociales como si se tratara alguna travesura graciosa o como si dichos animales no fueran más que un simple peluche u objeto sin valor ni significado. Esto es sin duda un acto mas allá de la crueldad que no se puede entender.

A través de los años, algunos animales han sido entrenados para ayudar en el rescate de personas, mientras que otros simplemente son tan apegados a sus dueños que durante alguna tragedia o un momento difícil deciden arriesgar sus vidas por las de sus amos, aún sin ningún tipo de entrenamiento y solo por instinto.

Además, los animales son muy leales y a pesar de no hablar en nuestro idioma siempre encuentran maneras diferentes de comunicarse con nosotros y, con mucho ingenio y entusiasmo, pueden arreglar nuestro día a día y están dispuestos a dar amor incondicional a sus dueños.

Existen miles de animales que han sufrido maltratos por parte de quienes se suponen deberían cuidarlos y, a pesar de haber sido lastimados a manos de algún humano, no temen darle su confianza a otra persona cuando son rescatados.

Aunque algunas veces cueste más que otras, después de varios intentos de acercamiento y de demostrarle ternura a estos pequeñines, ellos vuelven a confiar en nosotros de una manera tan increíble que algunas personas ni siquiera se lo permiten a ellos mismos en sus vidas, por lo que no se puede entender cómo alguien puede ser capaz de generarle tanto daño a un animal que probablemente no le ha hecho nada.

Así es la historia de Nina, una perrita que fue encontrada en Tabasco, México, después de haber sido atropellada y dejada en la calle para su lenta y dolorosa muerte, como si no fuera más que algún saco de papas y no tuviera ningún valor, pero para su suerte, fue rescatada antes de que un triste final llegara.

Lo pobre perrita tenía la mitad del cráneo herido y aproximadamente la mitad estaba totalmente expuesto, pues había perdido la piel que lo cubría y gran parte del tejido muscular.

Además, parte del cuello también había obtenido una quemadura por el arrastre del auto al momento del atropello y su ojo también estaba expuesto a cualquier tipo de infección.

Nina fue encontrada por un joven llamado Martín Fonseca, quien había sido informado de la perrita herida en la calle, él se dirigió al lugar donde la encontró acostada bajo el ardiente sol, así que la llevó a su lugar de trabajo, de donde un grupo de rescatistas se la llevó para empezar la revisión y el tratamiento de la pobre pequeña mal herida. Las imágenes de Nina son estremecedoras.

Gracias al grupo de rescate, a Martín y a las múltiples donaciones que se hicieron a nombre de la perrita, Nina ya se encuentra en tratamiento, en sus primeros días sus heridas fueron tratadas y curadas para que no se infectaran, también recibió muy bien todos los medicamentos que le fueron administrados.

Así que en su etapa de sanación se visitó a un veterinario especialista en injertos de piel en animales, quien dio el visto bueno para la intervención de la perrita.

Por el momento, ya recibió un injerto de los 2 o 5, que posiblemente necesitará. Ahora se encuentra en proceso de recuperación con mucha esperanza de buenos avances y, aunque todavía le falta un largo camino por recorrer, Nina ya se encuentra con el ánimo un poco más elevado en comparación a cuando apenas fue rescatada.

Facebook

Gracias a todos los cariños y cuidados que ha recibido de todas estas excepcionales personas, ella se siente querida y está mucho más contenta.

No olvides compartir esta nota y toda la valentía que ha demostrado Nina.

¿Te gustó?

EL VIDEO DEL DIA

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!