Un niño de 11 años se cría solo en la calle, pero consigue un amigo incondicional

Una mascota es el vivo ejemplo del amor puro, ofreciéndote día a día algo maravilloso sin esperar nada a cambio.  Cuando tienes una mascota, ellos te enseñan a amar sin condiciones, aprendes el valor de la lealtad, compromiso y de la reciprocidad. Este es el caso de un pequeño niño que fue abandonado a su suerte, pero tiene la compañía y el amor de una mascota.

Maria Kabs es un ciudadano de Manila, Filipinas, que por medio de su red social compartió fotos y vídeos de un pequeño niño y su tierna mascota, haciendo viral su conmovedora historia.

El niño se llama Rommel Quemenales, con tan sólo 11 años vive en las calles de la ciudad de Quezon, en Filipinas, y su historia ha conmovido por entero en las redes sociales. El pequeño niño filipino adoptó a su perrito hace tres años, al cual nombró Badgi. Lo encontró en la calle y en busca de compañía, decidió acogerlo.

Sus padres se separaron cuando él se encontraba muy pequeño, fue abandonado y sin ninguna ayuda económica. Tiene una hermana mayor que reside en una ciudad cercana, Rommel siempre que puede va a visitarla. Ha sido abusado en varias ocasiones, ya sea por niños o hasta por la propia policía, llegando a robarle las pocas monedas que logra recolectar.

«Yo sólo pido monedas, no robo nada”, expresa Rommel.

El principal objetivo de Maria Kabs fue dar a conocer la historia de Rommel y obtener ayuda de alguna manera, ya que el estado en el que vive el pequeño no es el más apropiado.

«Estas son algunas de las fotos y vídeos de Rommel junto a Badgi. Por favor comparte con todos para ayudarlo a él y a su perro”, comentó Kabs en una de sus publicaciones.

Viviendo en las calles de Quezon, el pequeño estaba solo, pero desde que tiene a Badgi ha encontrado un amigo con el cual tiene una gran compañía, siempre que puede le enseña trucos y se divierte cada vez que puede con él.

El mayor sueño de Rommel Quemenales es regresar a la escuela. Solo tuvo la oportunidad de llegar hasta el segundo grado del colegio, deseando cada día obtener más conocimientos. Desea tener la mayor colaboración para así regresar a su ciudad natal, Bulacan, terminar sus estudios y ser actor en algún momento de su vida.

Gracias a los esfuerzos de muchas personas y a lo viral de su historia con Badgi, el pequeño Rommel se encuentra en su ciudad natal, asistiendo a clases y creando un mejor futuro junto a su gran amigo canino.

Este pequeño niño, sin importar todo lo que ha pasado en su vida, sigue lleno de amor y nos lo demuestra con esta gran amistad que ha creado con su perro.

Facebook / gen.pilar

Una de las formas en las que Rommel se ganaba la vida era cantando canciones que estaban de moda en su país, puedes verlo interpretando una pieza, a continuación:

Badgi está con él sin importarle nada. No le importa si vive en una mansión o en una casa de cartón, lo único importante de esta relación es el amor recíproco que hay entre ellos dos. ¡Comparte la conmovedora historia de Rommel y Badgi con tus amigos!

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!