Un niño baña a los perritos que sobreviven en la calle y logra que sean adoptados

Los niños son el futuro, reza un dicho popular y un niño en Brasil nos demuestra que si el futuro estuviera regido por las decisiones de los más pequeños sería mucho mejor e, incluso, los animales y seres desprotegidos se verían beneficiados.

Su nombre es Thiago y con solo 11 años le demuestra a su comunidad que las pequeñas acciones marcan la diferencia.

Este niño dedica su tiempo a bañar a los perros callejeros por una buena causa.Niño

Resulta que al escolar le preocupa mucho la cantidad de perritos sin hogar que puede ver en las calles de su ciudad, Antônio Prado en Rio Grande do Sul. Thiago es un amante empedernido de los animales y verlos desprotegidos o sufriendo le parte el corazón, ese fue su principal impulso para plantearse un día hacer de sus vidas algo mejor.

Dado que su familia no le permite llevar a casa a todos los perritos o animales que él quisiera, el niño optó por salir a las calles en busca de los sin hogar para darles una pequeña transformación: les ofrece comida y un buen baño con la intención de hallarles después una familia que desee adoptarlos.

La idea de este niño surgió a finales desde el 2020 y en poco tiempo concretó lo que sería su más grande proyecto: “Sou de rua mas to limpinho”, en español: “Soy un vagabundo, pero estoy limpio”.

“A fines del año pasado, decidí que necesitaba hacer algo por los animales. Mientras hablaba con mi padre, le hablé de mi idea de bañar a los perros callejeros para que se mantengan limpios y fragantes y la gente los vea de manera diferente en la calle”.

El compañero de servicio de Thiago es su padre, otro amante de los animales que lo ayuda a buscar a los perritos. Sin él no pudiera hacer solito tan compleja labor.

“Atrapar perros en la calle es difícil, ya que siempre tienen miedo y muchos son víctimas de abuso. Así que pasamos un tiempo sin bañarlos hasta que mi padre habló con la  NGO Noah’s Ark y comenzamos a bañar a sus perros recién rescatados”, dijo Thiago.

Después de que los perritos reciben su baño pasan a una sesión de fotos con Thiago y su papá, este último se encarga después de editar las imágenes que son publicadas en las redes sociales del proyecto.

Allí empieza la carrera por encontrarles un hogar.

La iniciativa de este niño despertó también la sensibilidad de su comunidad, algunos vecinos le han brindado apoyo con jabones, alimento y champú para perritos. Aunque no ha sido un trabajo sencillo, Thiago lo hace con amor y ya ha visto su recompensa.

“El proyecto realmente ha dado sus frutos, porque la mayoría de los peludos son adoptados. Esto le da mucha motivación para continuar”, dijo el niño.

Hasta la fecha este niño ha rescatado 48 peluditos y, aunque a algunos les parezca una cifra pequeña, es bastante considerando que lo hace él solo junto a su padre y la colaboración de las personas que lo siguen y ayudan con la masificación de los casos.

Con cada uno de ellos, Thiago establece una conexión especial.

Estos canes no solo reciben su baño, sino la sesión de fotos que los presenta al mundo como la mascota ideal para cualquier familia.

Gracias a esto mucho de esos animalitos encontraron ya una familia.

Para Thiago la mejor recompensa es ver a los perritos en sus hogares definitivos, pero además este pequeño tiene un mensaje para el mundo que todos los adultos deberían aprenderse de memoria.

“[Quiero] que la gente no tenga miedo de adoptar. Es lo mejor del mundo. Pero que adopten al perro sabiendo que no es una cosa, ni un juguete. Es un ser que vivirá mucho tiempo y que solo quiere darnos amor”, puntualizó.

Este pequeño es un ejemplo para la sociedad y nos contenta saber que hay seres que desde niños llevan por dentro esa vocación de servicio. En un mundo tan banal y egoísta, en el que la vida animal es menospreciada, acciones como las de Thiago verdaderamente nos inspiran.

Un gran ejemplo para todos, así que bendiciones pequeño superhéroe y que el amor y las buenas energías estén siempre de tu lado.